Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Salario mínimo y ataques mediáticos: ¿quién lo negocia y quién ataca la movilización?

¿Qué implicancias tiene el monto del salario mínimo, vital y móvil?
¿Quiénes se sientan a negociarlo?
¿Qué debería cubrir este salario?
¿En cuánto quedaría el nuevo salario?
¿Por qué los grandes medios salieron tan violentamente en el ataque de la movilización?

28 de abril

Son algunas de la preguntas abordadas en #AlertaSpoiler al mismo tiempo que se reflejaba la importante movilización del día de la fecha.

La jornada de lucha comenzó bien temprano en el Obelisco y distintos puntos del país, ocupados, desocupados, trabajadores precarizados, héroes y heroínas de la primera línea que hoy tienen que sobrevivir con un salario que les obliga a hacer dobles o triples jornadas, o directamente tienen que salir a la calle para reclamar que no cierren las clínicas donde están trabajando como el caso de la Clínica San Andrés, sus trabajadores podrían sumar sus manos, camas y respiradores para paliar la pandemia.

Ningún trabajador o trabajadora sale a las calles por gusto, sin embargo la movilización mostraba que los problemas del país no son las peleas mediáticas de los partidos tradicionales ¿Qué opciones tiene hoy alguien que está siendo despedido, como las trabajadores de Arrebeef? Quiénes no podrán salir a changuear y no cobrarán ni el IFE de $5.000 mensuales que había el año pasado ¿debería esperar mirando al piso con las panzas vacías? ¿Qué respuesta es el “quédate en casa” para un trabajador tercerizado de Edesur que viaja todos los días en transportes abarrotados para poner en riesgo su vida subiéndose a los postes sin las mínimas condiciones de seguridad?

Es el Estado y las grandes patronales las que obligan a salir todos los días a las y los trabajadores a subirse a transportes que no cumplen con las condiciones de seguridad para ir camino a sus lugares de trabajo donde tampoco se cumplen las condiciones de seguridad. Eso sí, si salen a luchar piden represión.

Los mismos medios que se olvidan que 57 de cada 100 niñes hoy vive en la pobreza, hasta que sus madres y padres salen a pelear. Ahí los recuerdan y visibilizan, pero para poner el grito en el cielo y añorar que les partan la cabeza.

Uno de los centros de la movilización de hoy era porque empresarios, burócratas sindicales y el gobierno van a fijar el salario mínimo para los próximos meses. Un salario tan mínimo que duele. Seguramente los ataques mediáticos provenientes de las laderas de ambos lados de la famosa grieta se deban a que no quieren que se repita en la Ciudad de Buenos Aires la rebelión que estamos viendo en Neuquén, que vemos en Tucumán con las y los trabajadores del citrus o las que vimos en Mendoza por parte de quienes cosechan las viñas. Todas estas luchas, como la del Obelisco hoy, van mostrando tendencias a la autoorganización y también a la coordinación de distintos sectores. Los ataques buscan dividir a esos sectores de quienes desde sus casas puedan sentirse representados en su voz y no en la de los grandes medios de comunicación.

Pero veamos cómo también rige el doble discurso a la hora de discutir el salario mínimo hoy en la Argentina.

¿Qué implicancias tiene el monto del salario mínimo, vital y móvil?
En primer lugar, aunque no aplique directamente a la mayoría de los convenios para las y los trabajadores registrados si marca más o menos una pauta y su actualización hace lo mismo, marca en qué porcentaje de aumento se mueven empresarios, sindicatos y avala el Estado. Alcanza a trabajadores beneficiarios de la llamada “economía popular”, o de programas sociales que cobran la mitad de ese salario, y también afecta el cálculo para sectores de docentes y jubilados, jubiladas y muchas de las asignaciones sociales.

¿Quiénes se sientan a negociarlo?

El Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil ¿Quiénes están ahí? Los representantes de las cámaras empresarias como la Unión Industrial, Cámara de Comercio, construcción, el agro, los bancos, la Bolsa de Comercio y representantes de la CGT y de las dos CTA. Ahí con $21.000 no vive nadie. Los zapatos de más de uno deben valer eso. Sin embargo los empresarios ya están llorando que son sueldos que no pueden pagar y las cúpulas de las centrales sindicales suelen ser muy contemplativas, porque qué peor que un empresario triste.

¿Qué debería cubrir este salario?

Si nos basamos en la Ley Nacional de Empleo N.º 24.013, debe garantizar la alimentación adecuada, condiciones de vida respetable, educación, vestimenta, asistencia sanitaria, transporte, recreación, vacaciones y demás disposiciones.
Pero no spoileo nada si les digo que eso nunca se cumplió ni parece que nadie de los que negocian tengan ganas de cumplir. Es más, el ministro de trabajo Moroni hace un par de meses hizo una redefinición de lo que sería un salario “digno”. Dijo: “El sueldo digno es aquel que estemos en condiciones de pagar y de sostener".

Si la doctrina peronista dice que el Estado media entre el capital y el trabajo; bueno acá vemos imágenes explícita de un Estado de clase con un ministro que, en un gobierno que se autodenomina “nacional y popular”, tira declaraciones para que Paolo Rocca y Héctor Magnetto salgan a la cancha con total tranquilidad.

¿En cuánto quedaría el nuevo salario?

Parece que en el mejor de los casos el aumento sería del 35% lo que llevaría el mínimo a poco más de $29.000. Aplica la regla Moroni pero no la Ley Nacional de Empleo, porque la ley y la Constitución se cumple si es en favor de los empresarios, si sos laburante no hay ni 14 bis, ni ley de empleo ni nada.

Ahora justamente ayer la Junta Interna de ATE-INDEC Trabajadores ATE difundió el cálculo de donde muestra que un Hogar constituido por una pareja de 35 años con dos hijes en edad escolar necesitó, en marzo de 2021, $ 92.928 para satisfacer sus necesidades. SON VALORES DE MÍNIMA, lo aclaran ellos.

Quiere decir que en marzo una familia de una pareja con dos niñes necesitó más de 4 salarios mínimos. Quiere decir que aunque laburaran los pibes y los dos adultes, si cobran la mínima, ni trabajando los 4 llegaban a satisfacer sus necesidades.
El ingreso medio de las y los asalariados (o sea con trabajo) fue de $36.246 para finales 2020.

Entonces, cuando discutimos que el 42% de la población hoy es pobre, y la pobreza el INDEC la mide por ingreso, quiere decir que son pobres porque los salarios bajos o por no tener un salario. Pero cada vez hay más trabajadores que tienen trabajo pero aun así son pobres.

Y esto explica también que el 57% de les niñes sean pobres. Cuando Moroni habla del salario que “se puede pagar” NO está hablando del salario digno es el que no deja pibes pobres, NO.

Por eso hoy vimos cómo a pesar de la difícil situación de la epidemia, con todos los cuidados necesarios hay una movilización de ocupados y desocupados por un salario que alcance, por un IFE de emergencia de $40.000 para que la cuarentena no sea igual a hambre y también por vacunas, que como vienen mostrando están acá, en Garín y sin embargo, en ese plano también, los intereses de los empresarios prima por sobre las vidas. (LID) Por Patricio del Corro

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar