Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Reformas laborales.“La productividad que queremos”: el Gobierno lanza nuevo pacto con empresarios y la CGT

Este jueves cerró el Congreso de la Producción y el Trabajo. Participaron desde el presidente de Toyota y la Bolsa de Cereales hasta sindicalistas como Caló (UOM) y Martínez (UOCRA). La “modernización de los convenios” en la mira.

27 de agosto

“Consultado sobre una posible reforma laboral, el gremialista contestó que ‘hay que adecuar los convenios colectivos; el mío es de 1975, pero debe ser acordado en cada actividad’". La confesión fue de Antonio Caló al diario El Cronista y define en parte los objetivos del Congreso de la Producción y el Trabajo que se realizó los últimos días.

Durante casi 10 días, participaron 72 cámaras empresarias, 28 sindicatos y funcionarios de distintas áreas. Entre ellos los más importantes del “gabinete económico y social”, como Martín Guzmán, Matías Kulfas y Claudio Moroni. Aunque no estuvo la UIA, sí lo hicieron referentes claves de las automotrices, las cerealeras y la patria contratista. El slogan fue: “elaboración de propuestas y líneas de acción para el desarrollo de estrategias productivas en torno al mundo del trabajo”.

¿Para que sirvió el Congreso?

En lo inmediato, el Gobierno lo utilizó para mostrarse junto a empresarios y sindicalistas días antes de las PASO. El “Consejo Económico y Social” que fue parte de la plataforma electoral de Alberto Fernández nunca despegó; el evento serviría para insistir con la idea de “pacto social” pospandemia.

Alberto Fernández pegó el faltazo al acto de cierre, por lo que Guzmán el encargado de repetir el latiguillo de campaña: fueron Macri y la pandemia. Guzmán recordó la caída del 20% el salario real entre 2015 y 2019, aunque se olvidó de cómo siguió cayendo durante esta gestión, con su propuesta de “cláusula FMI” para las paritarias.

Por otro lado, sirvió para que los funcionarios y empresarios crucen piropos y mangazos.

El ministro de Trabajo Moroni, por ejemplo, reconoció que “tenemos una larga deserción del colegio secundario, que se va a acentuar después de la pandemia, y hay que enfrentarlo para bajar el desempleo”, mientras el presidente de Toyota y de Adefa, Daniel Herrero, asentía en silencio”. Así lo relatan los periodistas que estuvieron allí. Recordemos cómo terminó la fake news de Herrero: con subsidios para precarizar jóvenes.

Uno de los “mangazos” vino de parte de José Martins, representantes de Consejo Agroindustrial Argentina, que agrupa a las grandes agroexportadoras. La patria sojera y ganadera (y ganadora también). Dijo que “hay que ser capaces en no restringir los productos de exportación, bajar impuestos, mejorar la infraestructura para que la agroindustria derrame en el interior”. La teoría del derrame noventista goza de buena salud. Martins hasta se permitió una chicana al ministro Guzmán: "A ver si nos da una manito". ¿No será mucho?

Pero otro industrial se fue más lejos en las referencias: “se necesita un plan económico como el de José Ber Gelbard en el tercer peronismo, aunque "aggiornado a los tiempos modernos"” dijo Marcelo Fernández, de la Confederación General Empresaria. En la memoria histórica de la clase trabajadora aquel “pacto social” no trae buenos recuerdos.

Pero la palabra que más se escuchó durante los encuentros fue “productividad”. La dijeron como un loop empresarios, funcionarios y hasta sindicalistas.

Cecilia Todesca, vicejefa de ministros, lo resumió así: “necesitamos de los sindicatos, que son la garantía para que las discusiones en torno de la calidad y la productividad se hagan para que los trabajadores queden adentro”. Gustavo Beliz, agregó que no se puede ver “al mundo del trabajo como hace 50 años”.

En criollo: si no quieren más desempleo, hay que discutir productividad y “modernización laboral”. Fue la parte en que los empresarios no necesitaron hablar. Desde la Rosada les habían robado el Power Point.

En el slogan de la campaña del Frente de Todos, donde dice “vida” reemplazar por “productividad”.

En Azopardo parece que también. Según Ambito, “Antonio Caló y Gerardo Martínez, secretarios generales de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) se mostraron abiertos a discutir cambios laborales e hicieron una defensa del actual modelo productivo”. En realidad ya lo vienen haciendo, en las “mesas sectoriales” de distintos sectores. Martínez agregó que “no vemos destrucción de empleo por el avance de la robótica y el cambio tecnológico aumenta la productividad”.

Uno se pregunta por qué esos cambios tecnológicos que aumentan la productividad (Martínez dixit), no son utilizados por ejemplo para reducir la jornada laboral y generar millones de puestos de trabajo. En cambio se transforma en un argumento para adecuar los convenios colectivos. Lease (contra) reforma laboral, aunque sea por convenio.

¡Qué casualidad! Es una de las “reformas estructurales” que pide el FMI para el acuerdo por la deuda. Como cuenta el periodista Alejandro Rebossio en DiarioAr, uno de los temas reiterados en las negociaciones es que Argentina tendía “un mercado laboral muy rígido, es muy difícil crear más empleo".

Parece que también la robaron el Power Point al Fondo.

Hay que reconocer que la “Alianza por la productividad” tiene un proyecto ambicioso. Según analizó Pablo Anino en este medio, “durante los tres primeros meses del 2021, cada puesto de trabajo reportó $722 mil a las ganancias. Es el mejor primer trimestre desde que arranca la serie de datos en 2016”.

Pero no les alcanzan. Quieren más. ¿Podrán? (LID) Por Lucho Aguilar

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar