Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Funcionales al FMI.La carta "crítica" de La Cámpora: papel mojado tras avalar un pacto contra el pueblo

La Cámpora, agrupación que conduce Máximo Kirchner, “rompió el silencio”. Fue tras la aprobación del acuerdo en Diputados. Un poco tarde. Podemos decir que ese “ruidoso” silencio había acompañado toda la negociación de Guzmán y se mantuvo durante el debate en Diputados. Fue su forma de sumarse al pacto entre el peronismo y Juntos por el Cambio que convalida la eterna estafa de la deuda.

11 de marzo

Pero esta madrugada se conoció una carta de la corriente interna del Frente de Todos. Un documento titulado “La vuelta del FMI a la Argentina: ¿Cómo llegamos hasta aquí?

Raaara la historia

En sus más de 15 páginas, hace una historización de la relación de Argentina con el FMI que tiene algunos “olvidos”. Hace un breve repaso que arranca en 1956, pasa por el alfonsinismo…y ahí nomás aparece Néstor Kirchner. Se salta nada menos que la década menemista y sus dos acuerdos de Facilidades Extendidas (1992 y 1998) que implicaron reformas estructurales como las privatizaciones que el kirchnerismo también apoyó. Por eso sorprende cuando en otro apartado dice que “nuestra fuerza política puede dar testimonio de que siempre tuvo que hacerse cargo y pagar las deudas que tomaron los gobiernos de signo político e ideológico opuesto”. Archivo mata relato. Cero en historia.

La historización reivindica la estrategia de los gobiernos kirchneristas que, para decirlo brevemente, no firmaron nuevos acuerdos con el FMI pero a costa de pagar “serialmente” la estafa de la deuda. Más de 212 mil millones de dólares en 12 años. Critica obviamente el endeudamiento macrista, aunque no explica por qué fue tolerado por la mayoría del Frente de Todos.

La democracia al Fondo

La última parte hace un balance del “nuevo” acuerdo, tal como lo llama. Lo más importante es que comienza reivindicando lo que considera un “mérito democrático indiscutible”: que el acuerdo sea tratado en el Congreso. La realidad es que, lejos de cualquier acto democrático, lo que vimos fue primero una negociación secreta en Washington de la que todas las corrientes del Frente de Todos fueron parte, y luego una rosca entre las dos coaliciones mayoritarias sobre qué pacto firmar. La gesta democrática terminó con un pacto entre el peronismo y el macrismo-radicalismo que legaliza una estafa, custodiados por la guardia de infantería. El pueblo que deberá cargar (todavía más) la mochila de la deuda no pudo ni opinar.

Guzmán cayó del cielo

Luego, y como ya ha hecho en otras oportunidades, la corriente de Máximo Kirchner habló de una “estrategia equivocada” donde el único responsable sería Martín Guzmán. Para La Cámpora “el gobierno argentino debería haber optado por una negociación «dura» que procure extender los plazos de devolución, eliminar la sobretasa y exponer las gravísimas irregularidades del préstamo otorgado a Mauricio Macri”. O sea, lograr un “acuerdo” mejor.

Esa idea la explicita más abajo: “está claro que si tenemos una deuda con el Fondo Monetario tenemos que firmar un acuerdo. El problema, entonces, no es firmar. El problema es QUÉ se firma”.

La Cámpora repite los planteos de algunos de sus referentes. Allí reconoce que “estamos ante un típico programa del Fondo”. Analiza las principales medidas que hacen a la “reducción del déficit”, “tope del crecimiento”, “devaluación controlada”, etc. Además pone en dudas la afirmación del Presidente de que no habrá reforma previsional.

Sin embargo, en todo el texto no dice una palabra del ajuste que ya vienen sufriendo millones, con la caída del salario, el empleo, el aumento de la pobreza y la precarización.

¿Cómo era la canción del video épico de La Cámpora?

Con la nariz tapada, pero no tanto

Más abajo reconoce que “el FMI vuelve a tomar el control de la economía argentina”. O sea, lo que denunció el Frente de Izquierda Unidad en una intensa campaña que comenzó hace más de 3 años y creció en estos meses. Un “virreinato” lo llamó oportunamente Myriam Bregman. Pero La Cámpora y los Kirchner prefirieron dejar correr y callar. En el mismo párrafo reconoce que “se expone al país a un escenario de default cada tres meses. El FMI tiene poder de veto a cada revisión trimestral”. Entonces enumera todas las cuestiones en las que intervendrá el organismo, desde la modificación del Presupuesto 2022, hasta la “sostenibilidad del Sistema Previsional”, pasando por la “evaluación de los programas de gasto social”.

Varias de las advertencias sobre correctas. Pero se quedan cortos. El “cogobierno” llegará también a la discusión del salario real y la “modernización” de los convenios colectivos.

El texto reconoce el problema de la “sostenibilidad de la deuda”. Es una obviedad que tras el período de gracia la deuda es impagable. O en todo caso, hacerlo implicará sacrificios inauditos al país y al pueblo trabajador.

La pelea...por 2023

Ante su resignación a pagar una deuda que reconoce como irregular e impagable, Máximo y La Cámpora se preguntan al final: “QUIÉN va a pagar esta deuda”. Pero no se animan a afirmar una respuesta. Es la confirmación de que no quieren “sacar los pies del plato” del gran pacto de peronistas y macristas-radicales con el FMI. No es más que una ubicación político-electoral.

Incluso uno puede pensar: si lo consideraran tan ominoso para “las espaldas del pueblo argentino”, porque fueron tan funcionales al pacto. ¿Por qué callaron, porque no movieron sus sindicatos? ¿Lo van a hacer ahora si se cumplen sus advertencias?

No hay dudas, la carta no es más que otra pieza de la estrategia kirchnerista: dejó correr el ajuste, dejó correr la “mala” negociación, dejaron pasar los multimillonarios pagos al Fondo estos dos años, sus diputados dejaron su lugar en las comisiones para no “obstruir” la rosca, se callaron en el debate de Diputados, estuvieron ausentes en las calles e impidieron el debate en gremios y lugares de trabajo. Un papel mojado funcional al pacto de coloniaje que acabamos de presenciar.

La única fuerza que enfrentó este pacto, que denunció no solo lo que ahora dice La Cámpora sino mucho más, fue el Frente de Izquierda Unidad. Sus diputados y diputadas aprovecharon la tribuna de estas semanas como nadie pudo hacerlo. Pero además fueron claves para ayudar a organizar el espacio de casi 200 organizaciones que en diciembre, febrero y este 10 de marzo estuvieron en las calles. Y, lo más importante: llamaron a poner en pie un gran movimiento de resistencia al pacto y al ajuste.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar