Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Antipiquetes.No podía ser menos: Berni coincidió con Larreta y Bullrich contra las organizaciones sociales

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, fue entrevistado este martes por Luis Majul en su programa nocturno del canal LN+. Allí fue tema central de conversación la campaña político-mediática que se desarrolla contra las organizaciones de trabajadoras y trabajadores precarios y desocupados por sus protestas frente al Ministerio de Desarrollo Social en el marco de la profunda crisis económica que atraviesan millones de personas sumidas en la pobreza desde hace décadas.

6 de abril

El médico y militar excarapintada, que durante treinta años (y hasta hace pocos días) fue un importante multifuncionario al servicio del kirchnerismo, se sumó a las críticas contra la entrega de planes sociales a las organizaciones piqueteras. Y lo hizo con una definición inconfundible: “coincido con Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich”, en referencia al jefe de Gobierno porteño y la exministra de Seguridad de Macri, ambos referentes máximos del PRO.

Horas antes Rodríguez Larreta había reclamado en conferencia de prensa al Gobierno nacional que “les saquen los planes sociales” a quienes cortan las calles, puntualizando el acampe de la semana pasada en la Avenida 9 de Julio en reclamo contra el ajuste en programas como el Potenciar Trabajo que en marzo implicó ingresos de apenas $ 16.500 para miles de familias.

“Coincido con Larreta”, afirmó Berni desde LN+, aunque obviamente buscó diferenciarse un poco. Y para hacerlo deformó la historia, como lo hace habitualmente. Afirmó que, a diferencia de lo que hizo el PRO cuando Macri fue presidente, cuando él fue funcionario del Ministerio de Desarrollo Social (durante la presidencia de Néstor Kirchner), “junto a un equipo de trabajo” transformaron “un millón cien mil planes sociales en puestos de trabajo”, al punto que cuando dejó el cargo (para pasar al Ministerio de Seguridad nacional) sólo dejó “300 mil”. Además dijo que nunca entregó “el poder discrecional a las organizaciones piqueteras para que entreguen los planes”, sino que los administraba él mismo.

Hay que recordarle a Berni que en verdad lo que sucedió en aquellos años fue un efecto directo del “rebote” postdevaluación de Duhalde-Remes Lenicov-Lavagna y el crecimiento económico basado en el aumento exponencial de las exportaciones traccionadas por las commodities. Como lo demostró la historia, esa “transformación” de la que habla el ministro duró lo que duró ese viento de cola. Además de que los puestos de trabajo que más aumentaron en esa “década ganada” fueron precarios y ultraflexibilizados.

Sobre quitarle los planes a quienes protestan cortando calles y avenidas, Berni dijo que “Larreta lo tendría que haber hecho cuando fue gobierno con Macri, y es uno de los causantes de este gran descontrol que este Gobierno, en vez de mejorarlo, lo empeoró”.

Sobre declaraciones similares que hizo la exministra de Seguridad, Berni volvió a tener un gesto de acercamiento con la representante del ala más derechista de la derecha de Juntos por el Cambio. “Tiene razón Patricia Bullrich, tenemos más planes y más pobreza”, sentenció el ministro de Axel Kicillof ante Majul.

Pero también buscó diferenciar las gestiones de Cambiemos y del Frente de Todos, al decir que el gobierno de Macri “hizo totalmente lo contrario” a lo que critican hoy. “Lejos de transformar los planes en trabajo, los aumentó, de 300 mil los llevó a 800 mil, y además les dio la potestad a los piqueteros de entregar ellos los planes y sacárselos a quienes ellos quieran”, enfatizó.

En ese marco, metió a Juan Grabois en la discusión, al decir que la gestión de Macri “utilizó los planes para sostener la gobernabilidad y la paz social en la calle, lo mismo que se hace ahora” y recordó que 2015 y 2019 “Grabois y los piqueteros no protestaban” contra el exmandatario y su ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley.

En el estudio de LN+ estaba también el diputado nacional del PRO Fernando Iglesias, quien lo interrumpió diciendo que “Grabois y Chino Navarro comenzaron en el 2015” con sus protestas. “A Grabois lo puse preso yo”, respondió entonces el ministro, recordando que “en 2013 o 2014”, cuando era secretario de Seguridad, detuvo al bergogliano dirigente de la MTE porque “estaba cortando Paseo Colón, enfrente al ministerio de Trabajo”.

Para no ser menos que las alas reaccionarias de la oposición de derecha, el ministro de Seguridad bonaerense, jefe de una de las policías más represoras del país, hizo gala de su ilegalidad e ironizó al decir que él está “eternamente procesado por haber desalojado piquetes cuando los jueces decían que no había que desalojar”. Y remató diciendo que “no estamos tomando conciencia de que los planes destruyen la fuerza productiva del país”.

Finalmente, acusó a los dirigentes de las organizaciones de trabajadoras y trabajadores precarios y desocupados. “El piquete es un negocio de unos cuantos; a la crisis económica se le acoplan los empresarios de la pobreza, que trafican con los planes sociales”, dijo. Y agregó que “cuando Macri compró la tranquilidad en la calle, aparecieron los traficantes de la pobreza”.

Hace algunos meses Patricia Bullrich había manifestado que Berni podría pasarse tranquilamente desde el Frente de Todos a Juntos por el Cambio. “Tiene ideas más similares a las nuestras”, dijo sobre el funcionario clave del peronismo en el control social en las barriadas populares y en el encubrimiento de la Policía del gatillo fácil. Frente a esas declaraciones Berni sólo sonrió y no negó su simpatía con la “oferta” de Bullrich. Pese a ello, Kicillof continuó mostrándose públicamente con su ministro y hasta le dio más poder en el manejo de la llamada “seguridad” en la provincia.

Tampoco hubo siquiera un reproche del gobernador cuando el mismo Berni, a mediados de febrero, dijo por El Trece (Grupo Clarín) que se acababa de ir del kirchnerismo y que hacía meses no hablaba con quien hasta entonces había sido su jefa política, Cristina Fernández.

Si pese a tantas “provocaciones” Kicillof lo sigue bancando, el tipo va por más. Por eso este martes en LN+ aseguró que no se “arrepiente” de haber militado más de treinta años en el kirchnerismo, pero que él pertenece “al peronismo”. Y como devolución de favores a su jefe, marcó que apoya al gobernador bonaerense porque “por primera vez está generando soluciones estructurales” (sin mencionar una sola) y hasta lo despegó de la crisis económica-social al decir que “Kicillof no tiene responsabilidad en la injerencia de la política macroeconómica”.

En rigor, Berni debería decir que no sólo coincide con Rodríguez Larreta y Bullrich sobre qué hacer con los planes sociales, ya que hay funcionarios del Frente de Todos que también se expresaron en una línea bastante similar. Es el caso del actual ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta y del secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete Fernando Navarro.

Hasta ahora, desde el kirchnerismo se mantienen callados cada vez que Berni los acusa de tibios y no peronistas. Para no hablar del ruidoso silencio ante cada nuevo paso de Kicillof que empodera aún más al jefe político de la Policía Bonaerense. Un aspecto más de la lógica de la corriente conducida por CFK y su hijo Máximo, de cacarear para posicionarse un poco menos a la derecha del resto del Frente de Todos, pero no tanto como para poner en riesgo la tan preciada “gobernabilidad”. Política burguesa con disfraz progre. Nada nuevo bajo el sol. (LID) Por Daniel Satur

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar