Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Segunda ola.Atrás de India y Brasil: Argentina, tercera en el ranking mundial de ocupación de camas UTI

Desde hace un mes el número no deja de crecer. Ya son 7.698 camas ocupadas, casi lo mismo que en países que tienen hasta 30 veces más de población. El promedio de edad de los internados es de 53 años, mayormente laburantes que se contagiaron en sus trabajos o en el transporte público. ¿Y el fortalecimiento del sistema de salud del que se jactaba el Gobierno?

4 de junio

La información actualizada del Ministerio de Salud de la Nación indica que hay 7.698 personas afectadas por el covid-19 internadas en unidades de terapia intensiva (UTI). Un récord en lo que va de la pandemia y que sigue creciendo de forma sostenida desde hace casi un mes.

Con ese número de ocupación de camas UTI, según un relevamiento del sitio Worldometers (que sistematiza datos actualizados de más de 200 países), Argentina se ubica tercera en el triste ránking a nivel mundial, después de India (8.944) y Brasil (8.318). Pequeño detalle: India tiene 31 veces la población argentina y Brasil casi cinco veces más.

Debajo de Argentina se ubican en la tabla Colombia con 6.582 camas UTI ocupadas y una población apenas mayor que Argentina y Estados Unidos con 5.844 ocupaciones de terapia intensiva (con siete veces más de habitantes).

La ocupación de camas de terapia intensiva en hospitales y clínicas de Argentina viene creciendo sostenidamente desde hace varias semanas. El Ministerio de Salud informó que en mayo hubo un aumento del 36,4 % (al 30 de abril había 5.369 camas ocupadas) y que hasta ayer el porcentaje de ocupación de camas es del 77.9 % a nivel nacional y 75.4 % en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

A esos datos preocupantes se agrega otro elemento que hace más crítica la situación. La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) publicó esta semana un informe en el que concluye, por un lado, que seis de cada diez personas internadas en UTI son pacientes de covid-19 y, por el otro, que el promedio de edad de ese 60 % es de 53 años, es decir “pacientes jóvenes y graves”.

La muestra de la SATI se hizo sobre 177 unidades de terapia intensiva de todo el país, representando a un total de 3.761 camas, casi la mitad de las camas ocupadas por covid a nivel nacional.

Vale recordar que cuando comenzó la pandemia el mayor argumento del Gobierno de Alberto Fernández para implementar durante meses el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) (con sus consecuencias en cuanto al empobrecimiento de la población) fue el “fortalecimiento del sistema sanitario” de cara a las complicaciones que podría provocar la extensión de contagios a nivel nacional. Y durante mucho tiempo fue propaganda oficial el “éxito” en ese sentido, donde no se vieron imágenes aterradoras como las de países vecinos o incluso europeos con sistemas de salud decadentes y/o exclusivos para la parte más acomodada de la sociedad.

A más de un año de aquel momento, con un pronunciado crecimiento de la pobreza y la indigencia y con la segunda ola atacando por todos los frentes, Argentina se ubica tercera a nivel mundial en el ranking de ocupación de camas de terapia intensiva. Por si fuera poco, la edad promedio de quienes ocupan esas camas es de 53 años.

Queda claro que el grueso de las personas internadas no son insensibles concurrentes a fiestas clandestinas o irresponsables organizadores de reuniones sociales. No, son trabajadoras y trabajadores que se contagiaron en sus ambientes laborales o mientras viajaban en el transporte público.

Esa parte de la clase trabajadora mayoritariamente precarizada (sin derecho al “home office” ni a la licencia laboral) y que si no sale a trabajar directamente no come. Pero eso no parece ser parte del “problema” para el Gobierno, que día a día prefiere seguir anunciando sus “buenas noticias” respecto al (también precario) plan de vacunación.

Como planteó recientemente en otro artículo Jesica Calcagno, las ocupaciones masivas de camas de terapia intensiva y las miles de muertes que le siguen son evitables, si se hubieran tomando hace meses las medidas excepcionales que amerita la pandemia, como declarar de utilidad pública todos los laboratorios con capacidad de producir, fraccionar y envasar las vacunas, tal como propuso el Frente de Izquierda en el Congreso (propuesta rechazada por el Frente de Todos y Juntos por el Cambio).

"Mientras tanto, el transporte público sigue abarrotado de trabajadores esenciales que no tienen opción de cuidarse. El triunfalismo actual del gobierno con las vacunas está en sintonía con el discurso clasista del ’quedate en casa’ y apuntar a la responsabilidad individual. Los más expuestos en la pandemia, son también los trabajadores, poniendo en riesgo su propia vida. Agravado por las elecciones del gobierno nacional y provinciales", afirma Calcagno. (LID)
Foto Télam

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar