Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

El megaespionaje macrista: inspirados en la DIPPBA

La causa que investiga a exmiembros de la AFI, recopila información personal y perfiles de redes sociales de opositores y partidarios de Cambiemos. Son los sótanos de la democracia.

6 de octubre

“Bases AMBA" -la causa que investiga el juez Alejo Ramos Padilla-, compiló la información y espionaje sobre estudiantes secundarios, organizaciones sociales, sindicales, de derechos humanos y de izquierda. Inspirados en la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA), realizaron inteligencia ilegal.

En la causa se investiga a Pablo Gonzalo Pinamonti -responsable de las “Bases Amba” de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)– y Ricardo Oscar Bogoliuk –delegado y responsable de la Base Ezeiza– como responsables de llevar adelante parte de este espionaje ordenado por el Gobierno de Mauricio Macri.

Entre el material que los exmiembros de la AFI recopilaron y distribuyeron información, algunas están vinculada a las elecciones de medio término de 2017, que se desarrollaban en la provincia de Buenos Aires, así como en movilizaciones en reclamo por justicia por Santiago Maldonado. Pero también se espiaba a vecinos que se manifestaban por los cortes de luz.

En la causa, a la que tuvo acceso este medio, se investiga a exfuncionarios de la AFI por “haber realizado tareas de inteligencia y almacenado datos de personas por el solo hecho de su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales o comunitarias, en su carácter de delegado –Jefe– de la Delegación Provincial Ezeiza de las denominadas “Bases AMBA”, dependiente de la Dirección de Reunión Provincia de Buenos Aires de la Agencia Federal de Inteligencia, por lo menos, entre abril y diciembre de 2017”.

Los informes de inteligencia elaborados por la Delegación Provincial Ezeiza, prestaron un puntual interés en las actividades políticas, sociales, partidarias y gremiales desarrolladas por las organizaciones, sindicales, sociales y de izquierda, así como referentes de esas mismas organizaciones.

Desde organizaciones populares como la Aníbal Verón, Quebracho, Movimiento Evita, Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie, Frente Popular Darío Santillán, Furia Feminista, o partidos políticos como Unidad Ciudadana, Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Cambiemos, Partido Justicialista, Frente Renovador. También organizaciones gremiales, como Asociación de Trabajadores del Estado (ATE); Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba); Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba); Tribuna Docente; Central de Trabajadores Argentinos (CTA); Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP); Colectivo de trabajadores de la Empresa Cresta Roja; Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA).

Los Documentos relevados se desprende que, durante el año 2017, “las delegaciones AMBA recopilaron, produjeron, analizaron y distribuyeron información de tipo político vinculada a las elecciones de medio término que se desarrollaban en la provincia de Buenos Aires”, dice un tramo de la causa.

Entre las modalidades de espionaje, se utilizaron técnicas de “ciberpatrullaje” (compulsa de perfiles de redes sociales de diferentes referentes políticos), que se implementó en el gobierno de Cambiemos y que se revalidó bajo el actual gobierno y que fue la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, quién defendió la utilización de esta técnica, para monitorear el humor social.

En ese ciberpatrullaje, durante el gobierno de Cambiemos, almacenaron “bases abiertas y públicas, tales como medios de comunicación y sitios de internet, que también sirvieron de insumos para la producción de dichos informes”.

Las manifestaciones públicas, por el derecho a reclamar la restauración del servicio eléctrico y de transporte, así como otras, fueron motivos de la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia.

Dippba, y después …

La Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA), actuó durante la dictadura, como parte del genocidio de clase. En la causa se sostiene “Teniendo en cuenta que las BASES AMBA estaban integradas en buena parte por ex miembros de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y asentadas en su territorio, se torna inevitable una mirada sobre el accionar de la Dirección de Inteligencia de esa policía que, hasta su disolución en el año 1997, llevó adelante actividades como las que aquí se reprochan”.

Según el juez de la causa, Ramos Padilla, “Una mirada comparativa a ambos acervos documentales – DIPPBA y AFI– permite identificar el modo en que la Agencia Federal de Inteligencia, a través de las bases que nos ocupan, vino a reinstaurar institucionalmente una serie de prácticas ilegales”.

Más adelante afirma que la AFI realizó inteligencia sobre la Asociación Bancaria de Chivilcoy. Allí se repasa “una movilización gremial, se detallan los reclamos, se indican los nombres de los referentes, se citan fragmentos textuales de los oradores y se anexan fotografías. El informe está fechado el 17 de mayo de 2017 y se clasifica como “secreto–confidencial”.

La misma causa cita a una de las víctimas de la DIPPBA. “Mientras eventos como este sucedían en las distintas bases de la AFI instaladas en el AMBA, en el Juzgado Federal de San Martín tramitaba el juicio por el asesinato de Ana María Martínez, militante del PST asesinada en 1981, cuya participación en agrupaciones gremiales bancarias había sido espiada por la DIPPBA San Martín –en coordinación con el Batallón de Inteligencia 201– mediante la infiltración de varios agentes”.

La denuncia contra el megaespionaje macrista no debe minimizarse. Es una práctica que han llevado adelante todos los gobiernos, y que si bien el discurso público es que las agencias de espionaje están destinadas a investigar delitos federales complejos, como el narcotráfico o la trata de personas, entre otros, lo cierto es que la historia muestra lo contrario.

La diputada Myriam Bregman, lo afirma con varios ejemplos. Al ser entrevistada en #SeTeníaQueDecir, retóricamente preguntó “qué cosa, que no sea nociva ha hecho la AFI”. Y recordó que la exSIDE –la actual AFI- estuvo implicada en infinidad de casos, como el encubrimiento de la causa AMIA o la reforma laboral durante el gobierno De la Rúa que “usaron los fondos reservados para comprar una ley completamente siniestra para los intereses de los trabajadores y trabajadoras en la Argentina”, sostuvo la abogada que también denunció el espionaje ilegal de la Gendarmería durante el gobierno de Cristina Kirchner. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar