Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Carla Vizzotti dijo que la segunda ola "es inevitable" y que buscarán "reducir la mortalidad"

La ministra de Salud habló con periodistas en un encuentro en la sede de la cartera. Dijo que la vacuna no es mágica.

16 de marzo

"La vacuna no es mágica, más bien hay que considerarla una herramienta entre tantas. La segunda ola es una realidad, ya hemos visto lo que sucedió en Europa y lo que está pasando en casi todos los países de la región. Es muy difícil que pueda evitarse en Argentina, por eso será clave contar con el mayor porcentaje de la población de riesgo ya protegida para cuando llegue el frío. Tenemos que reducir la mortalidad”, señaló la ministra de Salud, Carla Vizzotti, en un encuentro con periodistas en el Ministerio de Salud.

“Si bien la vacunación tendrá un rol clave, se debe seguir trabajando en ajustar las pautas de cuidado y protección”, advirtió Vizzotti, quien acaba de reemplazar en su cargo al desplazado Ginés González García, tras el escándalo del vacunatorio vip.

“El problema de naturalizar que no se puedan frenar los contagios te pone en el riesgo de que las pocas medidas que se están tomando en este momento, se vuelvan insuficientes. Porque es cierto que la vacuna, como dice la ministra no es mágica ni va a solucionar todo, pero es lo que dieron a entender durante todo el año pasado, que la gran expectativa estaba puesta ahí”, sostuvo la periodista de la sección Ciencia y Tecnología de este medio, Lihuén Eugenia.

Este martes 16 se cumple un año de las primeras medidas adoptadas por el Covid-19. “En julio del año pasado nos preguntábamos cómo iban a evitar los contagios y la mayor cantidad de muertes, si seguían con protocolos inadecuados que ya se mostraban insuficientes en las actividades esenciales y habilitando cada vez más actividades sin tener un plan y una estrategia de rastreo, de seguimiento de contactos, de testeo y de aislamiento para los casos sospechosos de Covid-19. Esto es algo que se sabía desde el año pasado y se naturalizó tener una tasa de contagios muy alta, cuando recién la vacunación empezó este año y alcanzó un porcentaje muy bajo para el momento siendo que Argentina también está produciendo el activo de AstraZeneca en el país que después va y se envasa en México”, señaló Lihuén.

Con respecto a la vacunación que en dos meses y medio alcanzó al 0,8 % de la población, Vizzotti afirmó que “es posible que aunque durante los próximos meses alcancemos una muy buena cobertura, la circulación del Sars CoV-2 continúe. La transmisión es esperable por un buen tiempo, pero a lo que vamos a apuntar es a disminuir es la mortalidad. (...) Primero queremos inmunizar a los individuos que mayores riesgos corren. Tampoco hay que olvidar que Argentina ha hecho y sigue haciendo un trabajo enorme para recibir dosis de manera continua, en un contexto de escasez mundial”.

“Las vacunas seguirán llegando. Tenemos reuniones periódicas con todos los laboratorios. Argentina firmó contratos con número de dosis y pactó cronogramas de entregas. Lo que nos sucede a nosotros, que no llegan todas las vacunas acordadas, es algo que le pasa a todas las naciones”, apuntó. “Todas las empresas biotecnológicas tuvieron problemas similares, escalar una fórmula vacunal tiene su complejidad, conseguir los insumos no es tarea fácil”, observó la ministra.

“Hay una naturalización también de la desigualdad en el acceso a las vacunas. Lo que es más grave, es que desde diciembre se sabe que hay nuevas cepas más transmisibles, más contagiosas, que pueden incluso eludir el sistema inmune y que no es casualidad que hayan aparecido en las regiones donde justamente se tuvo al principio una política negacionista y se dejó correr los contagios: Reino Unido, Brasil y Sudáfrica”, opinó por su parte Lihuén.

“En la provincia de Buenos Aires donde ya se detectó la cepa inglesa con circulación comunitaria, también la cepa de Río de Janeiro y se detectó la cepa de Manaos y probablemente circule con circulación comunitaria porque se detectó de una forma aleatoria, la positividad de testeo es mayor al 20 % cuando la OMS dice que tiene que ser 10 % máximo. Quiere decir que están testeando muy poco. Eso se podría hacer. Después cerrar las actividades que no son esenciales, garantizando el empleo y un ingreso para la gente, cerrar las escuelas, garantizar lo mínimo como barbijos. Los mejores barbijos deberían ser garantizados estatalmente, cada cosa de esta se la dan a empresas. También unificar el sistema de salud”, sostuvo por su parte Juan Duarte, también de la sección Ciencia y Tecnología de este diario.

“En otros lugares sí se tuvo una campaña mucho más eficiente para frenar los contagios, entonces no es una cosa imposible. Lo que está claro es que para eso hay que tocar intereses económicos concretos, hay que unificar el sistema de salud público y privado, se tiene que garantizar el testeo en mucho menos tiempo que como se hace ahora, demorando días siendo que Argentina tiene 5 nuevos test de producción nacional, sigue habiendo un subtesteo tremendo. Sigue siendo siempre arriba del 10 %, nunca bajó de esa cifra y en algunos momentos estuvo en el 50 %. Esto te da una noción de que no se están encontrando los casos y ahora ni hablar habilitando las clases, cuando si bien no es un gran riesgo para la vida de estudiantes, sí se pone en riesgo a las familias porque son transmisores, eso está demostrado. Empieza a crecer el número de casos en los nenes y eso después se lleva al hogar, así que es una irresponsabilidad total, pero es parte de naturalizar estas condiciones. Cerrar las fronteras está bien, pero es algo menor frente a la búsqueda de casos activa, que es una estrategia que nunca tomó el Gobierno”, finalizó la especialista.

La cuarentena sin más, por otra parte, tampoco demostró ser eficiente como forma de evitar el crecimiento de casos a la par que generó un gran empobrecimiento en la población más vulnerable y precaria, impedida de salir a trabajar. La cuarentena también necesita acompañarse de búsqueda activa de casos y medidas para fortalecer el sistema sanitario y de asistencia económica. Por el contrario, el Gobierno sigue sin anunciar asistencia mínima como el Ingreso Familiar de Emergencia de $10 mil pesos, que fue la única ayuda que destinó a los sectores más pobres, ayuda que retiró para ajustar en presupuesto en función de los intereses del FMI para el pago de la deuda externa.

“Lo único que hicieron fue esa cuarentena sin garantizar medidas de aislamiento con lo cual los contagios crecieron y llegamos al punto de hoy. Es una naturalización. La OMS también naturaliza que se hizo lo que se pudo. En realidad hay países que no son socialistas ni mucho menos, pero que tuvieron muy pocos contagios y fallecimientos, aunque las medidas que tomaron fueron altamente represivas. Se podría combatir la pandemia sin coartar la libertad de las personas, sino afectando el capital”, concluyó Duarte.

La ministra habla de la inevitabilidad del crecimiento de casos y espera a lo sumo, reducir la mortalidad ante la llegada del invierno. Dice que la vacunación no es mágica. Sin embargo, no anuncia otro tipo de medidas para modificar este curso, que son planteadas por la izquierda desde el comienzo de la pandemia. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar