Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Ataque al salario: el Gobierno autoriza la suba de precios y se recalienta la inflación

La inflación de octubre fue la más alta del año. Los empresarios presionan por más aumentos de precios y la Secretaría de Comercio Interior anunció el retiro de productos de la canasta de Precios Máximos. Se vienen los tarifazos y cae el poder de compra.

13 de noviembre

La suba de precios no para, llegar a fin de mes es una odisea para las mayorías. No es una sensación, la inflación de octubre alcanzó el 3,8 %, fue la más alta del año impulsada por los aumentos de los alimentos y la ropa.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anticipó la semana pasada que octubre va a ser el "mes más complicado" respecto a la carrera inflacionaria ya que “los precios regulados se fueron actualizando”. Además, ante la presión de las petroleras hubo un incremento de las naftas y la Secretaría de Comercio Interior anunció el retiro de productos de la canasta de Precios Máximos. Es decir, que el Gobierno autorizó las subas que hoy golpean el bolsillo.

Mientras se autorizan los aumentos de precios que beneficia a las patronales, los salarios no tienen el mismo trato. Muchos acuerdos paritarios se cerraron por debajo de la inflación.

En octubre hubo fuertes presiones devaluatorias por parte de sectores empresariales, creció la brecha cambiaria, y hubo precios que se remarcaron a la espera de un aumento del tipo de cambio.

Precios calientes y los ajustes que se vienen

El Indec anunció que en lo que va del año la inflación acumuló una suba del 26,9 %. Entre los rubros que más subieron en lo que va del 2020 se encuentran las prendas de vestir (48,9 %), los alimentos y bebidas no alcohólicas (32,5 %), y Equipamiento y mantenimiento del hogar (29,4 %).

El Gobierno comenzó a liberalizar varios de los precios que estaban regulados. En octubre permitió un nuevo incremento de las naftas del 3,5 % en promedio para todo el país. El precio de los combustibles fue ajustado en agosto y septiembre. Este incremento incide en los precios de muchos productos.

También se aprobó un aumento en las cuotas de la medicina prepaga, 15 % en la cuota correspondiente a diciembre 2020 y 10 % en la cuota de febrero 2021.

Las empresas exigían una suba porque no pudieron aumentar en el año. Sin embargo, el Gobierno las premió con el Programa ATP, por lo que el Estado sigue absorbiendo el pago de una parte de los salarios de los trabajadores y también con el decreto 300/2020 (vigente hasta fines de noviembre), las empresas tienen el beneficio de estar eximidas del pago de contribuciones patronales y pagan una alícuota menor del impuesto a los débito y créditos bancarios.

Las patronales también presionan por la eliminación de los Precios Máximos. No alcanza con unos productos. A través de un comunicado, la Comisión Directiva de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) expresó su rechazo a "la continuidad de la política de congelamiento de precios dispuesto por la Resolución 552/2020 de la Secretaria de Comercio Interior" y amenazó que habrá problemas de abastecimiento en rubros como alimentos y bebidas.

A fin de año vence el congelamiento de las tarifas de electricidad y gas. El Gobierno anticipó que se ajustarán y se espera que las tarifas aumenten acorde a la inflación, es decir al menos un 29 % como se proyecta en el Presupuesto 2021. Ganan una vez más las empresas privatizadas.

Salarios atrasados

Los precios suben, pero los salarios corren por detrás. Según datos del Indec, los salarios del sector registrado crecieron de enero a agosto un 17,7 %, mientras que la inflación en el mismo período subió 18,9 %.

En tanto, los salarios del sector registrado en agosto con respecto al mismo mes del 2019 aumentaron 31,1 %, mientras que la inflación tuvo un incremento del 40,7 % en el mismo período.

En agosto el poder adquisitivo de los trabajadores del sector privado con respecto al mismo mes del año pasado cayó un 5 %, mientras que para los trabajadores del sector público la pérdida fue del 9 %. En el caso del total de los trabajadores (registrados y no registrados) el descenso del poder de compra en el mismo período fue del 6 %.

La situación del poder de compra se agrava con las paritarias de hambre que se están cerrando, muchas de ellas por debajo de la inflación de este año, calculada en casi un 36 % por las consultoras.

Los trabajadores estatales recibieron un 7 % para este año, el sector de la alimentación 6,5 %, los metalúrgicos percibieron una suma de $ 30.000 no remunerativos, en cinco cuotas de $ 6.000 hasta diciembre, ferroviarios un 7 % y una suma de $ 4.000 en función de futuras negociaciones. Estos porcentajes de miseria se repiten en muchos sectores.

Los salarios se erosionan y algunos dirigentes sindicales empiezan a quejarse en público aunque garantizan por ahora no llamar a medidas de fuerza. Al mismo tiempo, se empiezan a desarrollar luchas obreras en todo el país, contra los despidos y por aumento salarial.

Ante la creciente inflación, es necesario un salario mínimo equivalente a la canasta de consumos mínimos estimada en $ 73.470 por la Junta Interna de Ate Indec, y la actualización automática de salarios en función de la inflación. Las cúpulas sindicales tienen que abandonar la escandalosa tregua y pasar de las palabras a las medidas de lucha en defensa del salario y de los puestos de trabajo.

El Gobierno negocia un nuevo acuerdo con el FMI, que profundizará el saqueo contra el pueblo trabajador. Hay que rechazarlo y movilizarse por el desconocimiento soberano de la deuda. (LID) Por Mónica Arancibia

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar