Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

PBI en caída libre: la debacle económica que nos amenaza

Los números oficiales informados ayer por el Indec sobre el Producto Bruto Interno (PBI) -que mostraron un desplome del 4,2 % para el segundo trimestre del año- marcan la continuidad de una profunda debacle económica. Debacle que golpea, esencialmente, sobre la mayoría del pueblo trabajador.

20 de septiembre| Guadalupe Bravo |

El informe del Indec también señala que la medición del PIB desestacionalizado del segundo trimestre de 2018, con respecto al primer trimestre de 2018, arrojó una variación negativa de 4,0%.

Una primer mirada sobre los números indica que el impacto de la sequía en el campo es preponderante, con la consecuente caída de las exportaciones (-7,5 %). Sin embargo, el plan de reducción del gasto público generó una caída del consumo público de 2,1 %, entre otros.

El resultado del PBI para el primer trimestre del año había mostrado una suba del 3,6 %. Ahora, el hundimiento de los bienes y servicios producidos en el país durante los meses de abril a junio en 4,2 % indica el comienzo de varios trimestres negativos.

Esto mismo se halla expresado en los cálculos del mismo Presupuesto 2019, que establece una caída de más del 2 % en 2018 y de 0,5 % en 2019. Con esos datos, lo único que puede esperarse en 2018 son dos trimestres más de fuertes caídas en la actividad. De hecho, algunos analistas ya hablan de un porcentaje de - 6 % para el III trimestre.

Los efectos del desplome de la actividad por sectores y lo que se viene

La caída de la economía en el segundo trimestre del año refleja los primeros efectos de la crisis económica y de la política de ajuste del gobierno, con un dólar que alcanzaba hacia final de junio los $ 30 y con el acuerdo del FMI en marcha.

A partir del tercer trimestre impactarán los datos más agudos de la megadevaluación -que llevó el dólar actualmente a $ 40- y la inflación desatada que finalizará el año en alrededor del 42 %, según la estimación oficial.

A ese combo hay que sumar la continuidad del escenario de volatilidad cambiaria latente; la situación que impondrá un reajuste en las condiciones exigidas por el FMI para adelantar un desembolso de fondos; y la creciente erosión del poder de compra de los salarios. De conjunto, un escenario espantoso para el conjunto del pueblo trabajador.

Mirando el mapa

Si se repasan algunos índices de la economía en su conjunto se puede analizar mejor la verdadera catástrofe en curso.

Industria: El freno en la industria mostró en julio una caída de 5 puntos interanual en el uso de la capacidad instalada (Indec), aumentando la capacidad ociosa que se acerca a un 40 %, el nivel más alto de los últimos 17 meses. A la par la actividad industrial se desplomó un 5,7 % en el mismo mes.

Otros relevamientos de organismos sectoriales mostraron el mismo resultado. Por su parte, la UIA presentó una caída de 8,4 % en junio y la CAME registró una caída del 7,3 % para el mes de julio.

Construcción: Mientras el índice de la construcción para el mes de julio mostró una leve suba del 0,7 % interanual, este sector será uno de los más afectados con el ajuste fiscal anunciado en el Presupuesto 2019. Mientras en julio el gasto de capital (obra pública) realizado por el Estado cayó un 19,2 % en términos nominales. Esto significa una baja de 50 % en términos reales.

Con la reducción de fondos para la obra pública, que había sido uno de los motores del crecimiento económico en 2017 y de la creación de empleo en el sector privado; y los PPP sin impulso, se espera una fuerte caída en la rama.

Consumo: el informe del Indec confirmó una leve suba del 0,3 % en el consumo privado y una caída del 2,1 % del consumo público, en ambos casos internanual. Todos los analistas confirman que al sumar la suba del nivel general de precios -que fue de 3,9 % en agosto- el consumo presentará una mayor caída en el próximo trimestre.

Por otro lado el Indicador Mensual de Consumo (IMC) elaborado por la Fundación Germán Abdalá registró en agosto una caía del 0,8% en el consumo minorista, acumulando una baja del 4,7% en lo que va del año.

Endeudamiento: La suba del endeudamiento público que ya representa el 82 % en la relación con el PBI, aumenta al ritmo de la crisis y del desarme de Lebac encomendado por el FMI.

La fuga de reservas se mantiene para garantizar que los especuladores se lleven sus ganancias, mientras la volatilidad del tipo de cambio no está controlada. El proyecto de Presupuesto 2019 refleja la importancia del pago de intereses de deuda que alcanzará los a $ 593.016 millones en 2019 (sin contar intereses de deuda intra estatal). Mientras se pide un ajuste de $ 358.039 millones para alcanzar el déficit fiscal cero, un 54 % de ese “ahorro” se direccionará a cubrir ese déficit financiero.

Crece el ataque indirecto al bolsillo de las mayorías trabajadoras

La crisis no se reparte por partes iguales. De hecho, mientras se hunde el nivel de vida de amplias capas de la población, hay grandes ganadores.

Así, en este caso los bancos, los fondos de inversión de capitales especulativos, el campo con una megadevaluación y los empresarios offshore están en ese lado.

Precisamente la devaluación en curso significa un creciente golpe sobre el bolsillo de la clase trabajadora y los sectores populares en su conjunto.

Para frenar los ajustes contra los trabajadores, expresado en la suba del costo de vida generado por el saqueo capitalista en curso, y la amenaza de pérdida de puestos laborales por la recesión económica, es necesario pelear por imponer a las conducciones sindicales burocráticas la continuidad del paro nacional que tendrá lugar la semana próxima. Es necesario un plan de lucha que culmine en una huelga general que pueda derrotar el ajuste de Macri, los gobernadores peronistas y el FMI. La gran pelea que llevan adelante los trabajadores del Astillero muestra que hay disposición a lucha entre sectores de la clase trabajadora.

A la par, es necesario acompañar este proceso con un programa para enfrentar la crisis. Rechazar el acuerdo con el FMI, el no pago de la deuda y la nacionalización de la banca son algunas de las medidas para evitar la sangría de recursos. La salida es por izquierda.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar