Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Guerra al salario: los engaños del macrismo para imponer un techo en paritarias

Cifras oficiales que no cierran. Colaboración de las cúpulas sindicales para disciplinar los salarios. La pelea por defender el poder adquisitivo de los trabajadores.

18 de febrero| Pablo Anino |

Si se le pregunta a cualquier trabajadora o trabajador sobre si su salario le ganó el año pasado a la inflación seguramente responderá que no.

No obstante, el miércoles el Indec difundió datos de la evolución salarial que indican lo contrario: mientras la inflación fue de 24,8 % en 2017, las remuneraciones se habrían incrementado 27,5 %.

Los datos del organismo de estadística son contradictorios con el promedio de aumento pactado en paritarias en 2017, que según información oficial presentada por el Ministerio de Hacienda en el Presupuesto 2018 fue de 22,1 %.

Además, presentan inconsistencias con estadísticas del Sistema Previsional Integrado Argentino (SIPA) difundidas por el Ministerio de Trabajo, que exhiben una suba más moderada de los salarios.

La Izquierda Diario estimó que el salario real no sigue el recorrido que dice el Gobierno: en diciembre de 2017 fue levemente inferior que en el mismo mes de 2016 y estuvo muy por debajo del doceavo mes de 2015, cuando asumió Cambiemos.

Con el sí fácil El 2018 arrancó con una caída en las encuestas de la evaluación del Gobierno y el presidente.

Además del rechazo a la reforma previsional por el robo de $ 100 mil millones a los jubilados, en el mal momento del macrismo pesan el affaire de Jorge Triaca junto al malestar entre el pueblo trabajador a causa de los tarifazos en los servicios públicos y la suba general de precios producto del impacto de la escalada del dólar, a lo que se agregan los movimientos especulativos de las grandes empresas oligopólicas que aprovechan para remarcar.

Dando la espalda a esta realidad de los trabajadores, y ofreciendo un respiro a la debilidad del Gobierno, algunas conducciones sindicales se apuraron a firmar paritarias que están por detrás de cualquier estimación de inflación de este año: según el relevamiento realizado por propio Banco Central a consultoras y bancos privados se espera un 20 %. Es más, Diego Giacomini, de Economía & Regiones, dice que la inflación puede superar el 24 %.

En este contexto, José Luis “Cloro” Lingeri de Obras Sanitarias pactó un 15 % sin cláusula gatillo. Los aumentos son en dos cuotas: 7,5 % en abril y 7,5 % en septiembre. El acuerdo incluye el adorno de una compensación mínima de 2,8 % por la pérdida de 2017. Y una revisión a fin de año si la inflación supera la pauta, una cláusula que se incluyó en otras paritarias, como la de los estatales nacionales, pero aun no se cumplió en varios casos.

Todos los analistas económicos, e incluso desde el mismo Gobierno, reconocen que en la primer parte del año se sufrirá un proceso más agudo de inflación. Si bien este argumento es utilizado para prometer una difícil desaceleración de los precios hacia mitad de año, permite ver que cuando los trabajadores reciban la primera cuota de aumento la inflación ya le habrá erosionado por varios meses el salario.

Son tajadas que los empresarios se embolsan y no retornan más al bolsillo del trabajador. En términos más generales, la lógica detrás de negociaciones así (que son la regla) es que la inflación persistente mes a mes le va sacando ventajas a los salarios que se incrementan en cuotas. En el camino el trabajador consume menos.

Otro de los jerarcas sindicales que se apresuró a firmar fue Amadeo Genta del Sindicato Único de Trabajadores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Sutecba): 8 % en abril y 4 % en agosto. Mientras el Gobierno hizo propaganda del 12 %, el gremio dice que el acuerdo fue de 17 % si se incluye un 5 % adicional correspondiente a un plus por carrera administrativa. En cualquier caso, la pauta está debajo del 20 % de inflación que de mínima se espera en 2018. El acuerdo comprende $ 5.000 no remunerativos por única vez en febrero y 3 % por única mes en marzo para compensar la pérdida de 2017.

La forma de presentar los pocos acuerdos firmados hasta el momento intentan ocultar que, más allá de que en ningún caso se supere la inflación esperada para este año (ni que hablar de recuperar íntegramente lo perdido de poder de compra desde 2015), el número pautado, depende como se lo mire, supera de hecho el 15 %.

La intención del oficialismo es utilizar estos “casos testigo” para prefijar condiciones hacia el resto de las negociaciones, como la que tiene lugar en la Provincia de Buenos Aires donde María Eugenia Vidal ofreció el 15 % más un pago de $ 4.500 para los docentes que no faltaron el año pasado o la de bancarios donde las entidades financieras, que están entre las principales ganadoras del “modelo” macrista, proponen apenas un 9 %.

Números borrosos Las cifras del Índice de Salarios difundidas este miércoles por Indec muestran un alza de 27,5 % promedio ponderado entre los trabajadores registrados del sector privado (27,3 %), los estatales (25 %) y aquellos que tienen un empleo no registrado (31,5 %) durante el año pasado.

Esta alza salarial que supera a la inflación oficial de 24,8 % de 2017 fue destacada por el Gobierno, como así también por las grandes empresas periodísticas y analistas económicos. La intención es desalentar el reclamo de compensaciones por lo perdido el año pasado.

Pero los números no sólo muestran ciertas inconsistencias con los aumentos paritarios promedio de 22,1 % del último año y con datos del SIPA relevados por el Ministerio de Trabajo, sino que también la metodología del Indec comprende un índice (en este caso es el Índice de Laspeyres) cuya base es la estructura laboral de 2002, que fue un año de profunda recesión. Por lo cual, se trata de una estimación sesgada más allá que no se haya registrado una transformación estructural profunda en la economía argentina desde entonces.

No sólo eso. La muestra sobre la que se proyectan las variaciones salariales en el sector privado comprende sólo unas 2.200 empresas. En el caso del sector público se recolecta información a través de circuitos administrativos. Las variaciones salariales así relevadas resultan dudosas si el Gobierno no explica los motivos por los cuales hay ruidos con otras cifras oficiales.

Lo más llamativo es la mejora de los ingresos entre los trabajadores no registrados (en “negro”), los más desprotegidos de derechos laborales, que fue de 31,5 % en 2017. No se puede descartar que en un contexto de recuperación general o circunstancias particulares mejoren en términos relativos los salarios de empleados informales respecto al bajo piso que tenían antes, pero es este caso es notable la diferencia con los registrados en un contexto económico, como el del año pasado, de recuperación muy débil.

Ni siquiera se puede aducir que en los números del Índice de Salarios del Indec impactaron las cláusulas gatillo (que además se aplicaron en pocos convenios), porque las mismas impactan, en el mejor de los casos, en los salarios de 2018 en tanto implican una evaluación del dato de inflación de todo el 2017 (el cual se conoció a mediados de enero). Además, los números oficiales excluyen pagos extras por asistencia, horas extras, productividad, etcétera, por lo cual deberían reflejar un movimiento similar al pautado en paritarias.

La única verdad es la realidad La Izquierda Diario estimó la evolución del salario real del sector privado registrado tomando como referencia los datos del SIPA que publica el Ministerio de Trabajo y el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (esto es necesario para poder comprar con 2015 debido al apagón estadístico del Indec durante los primeros meses de la gestión de Cambiemos).

La información de salarios llega a septiembre de 2017, por lo cual se necesitó proyectar el aumento salarial a diciembre en función de lo ocurrido en los primeros nueve meses. El resultado es que en 2017 el salario real en el promedio se recupera 1,8 % mientras que en diciembre del año pasado el poder de compra está levemente por debajo de diciembre de 2016.

Este resultado contradictorio se debe a que el Gobierno buscó que las paritarias impacten en mayor proporción durante la campaña electoral, pero la alta inflación de diciembre ubicó al salario real nuevamente debajo del que regía un año antes.

Cuando se compara con el promedio 2015, el salario real en 2017 estuvo 4,4 % por debajo. Es que la pérdida de 6,1 % de 2016 no logró recuperarse con la módica suba de 2017.

Considerando este cuadro de situación, para recuperar en enero de este año el poder de compra de diciembre de 2015 y anticipar la inflación esperada en 2018, de mínima la discusión paritaria debería partir del reclamo de un aumento del 25 %.

La situación de pérdida del poder de compra es más aguda entre los estatales. Días atrás, La Izquierda Diario estimó que en diciembre de 2017 el salario real del empleo público nacional retrocedió 3,82 % en relación al mismo mes de 2016 si se utiliza el IPC- Indec, o 4,84 % si se compara con el IPC- CABA. En este sector, la paritaria debería partir de un reclamo de mínima del 30 %.

Cuando se compara diciembre de 2017 con el mismo mes de 2015, el salario real de los trabajadores estatales nacionales cayó un 9,5 %. Para una categoría testigo, la pérdida acumulada equivale a $ 32.111 ,47 (a valores actuales), o el equivalente a dos sueldos y medio promedio de ese período.

La defensa del salario también debe partir de la exigencia de un salario mínimo igual a la canasta familiar: según una estimación realizada por los trabajadores nucleados en ATE Indec, en noviembre de 2017 un hogar necesitaba $ 25.884 para llegar a fin de mes. La gran mayoría de los trabajadores no alcanzan esa cifra. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar