Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Tucumán: La brutal denuncia del hermano de Luis Espinoza: "Ahí hay más cuerpos de desaparecidos"

Juan Espinoza, hermano de Luis, rompió el silencio tras la desaparición forzada y homicidio de su hermano por la que fueron detenidos 8 policías: "llegaron disparando", dijo de los oficiales. El dolor en primera persona y detalles del caso que refleja la brutalidad de la Policía de Tucumán.

4 de junio

“Mi familia está re mal, mi mamá, mi hermano, los hijos de él, da mucha lástima. Tenía 6 niñitos: 13 la más grande y de ahí más chiquitos", le dice Juan Espinoza (38) a la periodista del canal porteño Todo Noticias que ha llegado hasta Tucumán, hasta el interior profundo de nuestra provincia, para entrevistar en vivo al hermano de Luis Espinoza, cuyo homicidio a manos de la Policía de Tucumán conmociona y asusta al país.

Con su tono calmo, pausado y bien tucumano, Juan brindó detalles sobre los últimos minutos con vida de su hermano: él es el testigo clave de la investigación de la causa que fue caratulada como homicidio doblemente agravado. Detalló que hasta 300 vecinos se sumaron a la búsqueda y que en El Mencho todos andan a caballo porque en moto no pueden cruzar el río.

De acuerdo a los resultados de los peritajes realizados en el Laboratorio de Criminalística del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), la bala que impactó en uno de los omóplatos de la víctima salió de un arma reglamentaria Jericho 9 milímetros que pertenece al oficial José Morales, secuestrada en el marco de la causa.

Además del principal acusado de disparar, por el asesinato se encuentran detenidos el subcomisario Rubén Montenegro, los sargentos René Ardiles y Víctor Salinas; los cabos Claudio Zelaya, José Paz y Miriam González; el agente Esteban Rojas González, el vigilador comunal Sergio Santillán y otro civil, que es hermano de uno de los efectivos.

"Ese día yo había venido a cobrar al correo aquí a Monteagudo, iba por el camino y ellos venían por atrás a los tiros nomás", relató el hermano de Luis sobre ese fatídico 15 de mayo. "Llegaron disparando y me pegaron, me decían que me iban a matar", alertó, y recalcó que "no sabía que eran policías, venían 2 en moto vestidos de civil: me han agarrado, no me han dicho ’alto policía’, nada".

"Me querían esposar para atrás, de tanto pegarme me han dejado muy agitado", detalla Juan, antes de narrar como Luis regresó "porque venía más adelante" y a los gritos: "me vuelven a pegar, me tiran al piso y de ahí no lo vi nunca más", subraya la última persona que vio con vida a Luis Espinoza antes de su desaparición forzada y posterior homicidio.

Tras recibir la golpiza policial, a Juan lo sacaron "ramiando para un descampado"; "me han dejado ahí, esposado", precisa ante el asombro de los periodistas porteños. Antes de eso, los policías "cortaron la calle y no dejaban pasar a nadie". "Pensé que él se había vuelto a la casa", admite Juan, y agrega que tras algunas horas, y luego de que lograron quitarle las esposas, comenzó la búsqueda de su hermano.

Con dolor, ahora recuerda que en primer momento se quedó "tranquilo porque pensaba que Luis se había ido", pero una imagen que en realidad no llegó a ver no para de repetirse en su cabeza: "lo escuché a mi hermano cuando ha dicho no me peguen". "Una señora policía me ha dado un patada acá (se toca la cabeza) y me ha dado vuelta por eso no lo he visto", añade en su terrible testimonio.

El hermano de Luis confirmó que estuvo 2 horas esposado y que uno de los policías "que lo conozco, que trabaja para la comuna y se llama Villa, me decía que no lo nombre a él porque me iba a pegar". "No me conocés a mí", le reiteró el oficial y le advirtió nuevamente: "a mí no me nombrés porque te voy a encerrar y ya vas a ver que te va a pasar".

Mientras Juan yacía dolorido, los policías "lo han alzado a mi hermano y se han ido todos, me han dejado sentado". La periodista de TN acota que mientras Juan estaba tirado y esposado, a Luis "lo metieron en una bolsa, lo arrastran por el camino y lo suben al baúl de un auto". "Todo esto está en la causa", puntualiza y recalca que "la policía trabajó en el cuerpo de Luis para hacerlo desaparecer".

Juan intenta retomar la entrevista, pero se le hace realmente muy difícil: "siento que ya no lo vamos a tener más a mi hermano y quiero que la Justicia les de cadena perpetua, lo que han hecho es imparable", implora.

Tras ello, Juan Espinoza realizó una brutal denuncia contra la Policía de Tucumán: "ellos no es la primera vez que hacen esto. Investiguen ahí, la zona esa, por ahí hay más cuerpos de personas desaparecidas".

Sobre sus últimos minutos con su hermano en vida, Juan recuerda que "veníamos chupando una caña" y no se cansa de repetir "éramos muy unidos". "Me pongo a pensar que no lo voy a tener nunca más a él. Cuando miro a los chiquitos me dan ganas de llorar", confiesa al borde de las lágrimas. "Él me decía ’hermano yo voy a dar la vida por vos’", recuerda, antes de denunciar que el comisario que habría asesinado a Luis "no quería tomar la denuncia" y que hasta fue recibido por su familia durante la investigación.

"Tenía la esperanza de encontrarlo con vida: él era muy querido. Mi mamá está re mal, a la noche le sube la presión. Nosotros nunca la vamos a desamparar a la familia de Luis, a los hijos los quiero como si fueran hijos míos", cerró.

Los hechos

- Luis Espinoza y su hermano Juan volvían a caballo desde Monteagudo a su hogar en Villa Chicligasta. Habían ido a cobrar una pensión. En la zona de El Mencho, en medio del monte, se topan con una persecución policial.

- Los agentes los demoran violentamente y se produce una trifulca. En el forcejeo, Juan queda inconsciente. Antes, escucha un tiro. Y cuando despierta, su hermano ya no estaba.

- Los lugareños comienzan la búsqueda de Luis. En el lugar donde se produce el forcejeo entre los hermanos y la Policía hay huellas de vehículos y ramas y hojas cortadas con lo que parece ser sangre. Pero no hay señales de Luis.

- Dos horas después de la desaparición, la hipótesis de que Luis pudiera estar deambulando en el monte, confundido por los golpes, se cae a pedazos. El caballo que montaba llegó sin jinete al hogar.

- Familiares y vecinos se apersonan en la Comisaría y hospitales para preguntar por Luis. No está en ningún lado. Desde entonces realizan una búsqueda ininterrumpida, desde el día hasta la noche, sin apoyo de la Policía.

- El domingo siguiente a la desaparición, la familia y conocidos de Luis Espinoza deciden cortar la Ruta 157 hacia Monteagudo. Cansados de la falta de respuestas de la Policía zonal, buscan sensibilizar a las autoridades de más arriba.

- Los policías apuntados como responsables de ese hecho son nueve. Todos fueron apartados de sus cargos el lunes 18 de mayo. Dos dos días después, el miércoles, quedan detenidos y a disposición de la Justicia.

- El jueves 21 de mayo, dos de los policías implicados se quiebran y revelan el crimen junto con el supuesto paradero del cuerpo, en Alpachiri.

- El viernes 22, Luis es hallado en un precipicio en territorio catamarqueño, a 200 metros del límite con Tucumán. (ELTucumano)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar