Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Tucumán, Desaparición forzada y muerte: a un mes del brutal crimen de Luis Espinoza

El 15 de mayo el peón rural desaparecía tras un fallido operativo policial en la zona del Melcho. Una semana después, el hombre de 31 años aparecía en un precipicio en territorio catamarqueño tras la detención de 9 policías que habrían participado del crimen.

15 de junio

Este lunes 15 de junio se cumple un mes de la desaparición de Luis Espinoza, el peón rural de 31 años que siete días después sería encontrado muerto en un precipicio en la vecina Catamarca.

El comienzo de esta estremecedora historia, que implica una desaparición forzada seguida de muerte y brutalidad policial, comenzó el pasado 15 de mayo cuando Luis y su hermano Juan volvían a caballo desde Monteagudo a su hogar en Villa Chicligasta. Ambos habían ido a cobrar una pensión cuando en la zona de El Melcho, en medio del monte, se topan con una persecución policial.

"Ese día yo había venido a cobrar al correo aquí a Monteagudo, iba por el camino y ellos venían por atrás a los tiros nomás", relató el hermano de Luis sobre ese fatídico 15 de mayo. "Llegaron disparando y me pegaron, me decían que me iban a matar", alertó, y recalcó que "no sabía que eran policías, venían 2 en moto vestidos de civil: me han agarrado, no me han dicho ’alto policía’, nada".

"Me querían esposar para atrás, de tanto pegarme me han dejado muy agitado", detalló Juan, antes de narrar como Luis regresó "porque venía más adelante" y a los gritos: "me vuelven a pegar, me tiran al piso y de ahí no lo vi nunca más", subraya la última persona que vio con vida a Espinoza antes de su desaparición forzada y posterior homicidio.

Tras recibir la golpiza policial, a Juan lo sacaron "ramiando para un descampado"; "me han dejado ahí, esposado", precisa ante el asombro de los periodistas porteños. Antes de eso, los policías "cortaron la calle y no dejaban pasar a nadie". "Pensé que él se había vuelto a la casa", admite Juan, y agrega que tras algunas horas, y luego de que lograron quitarle las esposas, comenzó la búsqueda de su hermano.

Tras el hecho, familiares y vecinos se apersonan en la Comisaría y hospitales para preguntar por Luis. El domingo siguiente a la desaparición deciden cortar la Ruta 157 hacia Monteagudo. Cansados de la falta de respuestas de la Policía zonal, buscaron sensibilizar a las autoridades, que al día siguiente comenzaron la búsqueda.

Ese lunes 18 de mayo, el Jefe de Policía, Manuel Bernachi, informó que se tomó la decisión de pasar a disponibilidad a los efectivos policiales “en el marco de las medidas que se toman para esclarecer lo ocurrido, en horas de la tarde de este lunes firmamos el pase a disponibilidad de estos empleados policiales con el objetivo de brindar la mayor transparencia y objetividad posible a la investigación y búsqueda que la fuerza lleva a cabo”, explicó.

“Envuelto en bolsas”

Dos días después de que los agentes fueran pasados a disponibilidad y detenidos por la desaparición, los restos de Luis fueron hallados en la vecina provincia de Catamarca, más precisamente en un precipicio a 150 metros de profundidad. El cuerpo estaba envuelto en bolsas blancas y negras, encintado completo, según detalló el primer comunicado del Ministerio Público Fiscal.

Según el informe oficial del estudio realizado por los médicos forenses, se supo que el cuerpo tenía una herida provocada por un disparo con arma de fuego. Los resultados de los peritajes realizados en el Laboratorio de Criminalística del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) determinaron que la bala que impactó en uno de los omóplatos de la víctima salió de un arma reglamentaria Jericho calibre 9 milímetros que pertenecía al oficial José Morales y que fue secuestrada en el marco de la causa.

El pasado domingo, la declaración de René Ardiles, uno de los 9 agentes de la Comisaría de Monteagudo detenidos por el crimen, salía a la luz, revelando detalles de los minutos posteriores al operativo que terminó con el crimen de Luis.

Según el oficial "(...) a las 19:30, en el camino me dice Montenegro que llevaban una persona sin vida en el baúl del auto donde yo estaba y cuando se bajan los otros comienzan a discutir, Morales y Zelaya le decían eh culiao, mirá lo que han hecho, yo no le creía, por eso recibí amenazas, yo no pregunté quién era él solo me dijo ’llevo un muerto’, yo no le creía y nos decía que más vale que nadie diga un pingo y comenzaron los roces entre González, Zelaya y Morales. En ningún momento dieron el nombre del muerto. Yo no me enteré de quién hablaban, fue cuando abrieron el baúl y era un desparpajo total, había una persona sin vida, yo no pregunté cómo murió, yo sé que murió de un disparo, eso dijeron ellos. Hubo gritos, amenazas de todo. No decían quién había disparado. En ese momento tampoco sabía quién era la persona sin vida, él va y lo mete adentro del auto, no vi que hicieron con el cuerpo. Al auto lo metieron en el patio de entrada, hay un portón, yo me metí en el baño y gritaban y luego me sacaron y Montenegro, Morales, Zelaya y González nos amenazaban para que veamos todo. Cuando el auto ingresó a la comisaría bajaron el cuerpo del auto, lo bajaron del auto Morales, Montenegro, González Zelaya, la persona era robusta, cuando lo bajan lo ponen en el piso de cerca del mástil y ahí Montenegro nos vuelve a amenazar y lo cargan al cuerpo en el auto, en el baúl y se van Montenegro, Morales, Zelaya y el flaco González. No metieron el cuerpo dentro de la comisaría, al cuerpo lo bajaron y lo envolvieron con una frazada no recuerdo el color y luego lo volvieron a meter en el auto. Y de ahí se fueron y nos decían a nosotros que no se vaya nadie hasta que volvamos”, contó.

Además de Ardiles y Morales, se encuentran detenidos por el crimen el comisario Rubén Montenegro, Miriam González, Víctor Salinas, Carlos Romano, José Paz, Gerardo González Rojas y Claudio Zelaya.

También, con el avance de la causa se supo que dos de los nueve uniformados salieron a patrullar las calles de Monteagudo, en el marco de la cuarentena obligatoria, mientras sus compañeros se encargaban de llevar los restos del peón rural a Catamarca, a unos 100 kilómetros de distancia hasta el lugar donde arrojaron el cuerpo.

La fiscalía confirmó que dos de los efectivos que participaron de manera directa en el crimen se subieron ese mismo 15 de mayo a un patrullero para recorrer la localidad mientras otro grupo había partido a bordo de un VW Fox azul hacia la vecina provincia, para arrojar el cadáver en un barranco.

La investigación determinó que el asesinato de Espinoza se produjo pocos minutos después de las 16 horas del viernes 15 de mayo. El viaje hacia “La Banderita” para arrojar el cuerpo a un precipicio se inició a las 19.30 de ese mismo día.

Estos horarios llevan a que el patrullaje de esos dos efectivos se se llevó a cabo mientras otros de los involucrados trasladaban el cadáver de Espinoza para descartarlo en un precipicio en el límite entre ambas provincias.

Para la titular de la Fiscalía de Instrucción del Centro Judicial de Monteros, Mónica García de Targa, la cantidad de pruebas contra los nueve policías y dos civiles detenidos es "inmensa".

"Es un hecho muy complejo, todos cumplieron roles en el hecho, los cuales están definidos, y la fiscalía tiene probado que el cuerpo fue trasladado hasta la comisaría de Monteagudo y que desde allí fueron cuatro personas las que lo llevaron a más de cien kilómetros, cruzando el límite con Catamarca", agregó.

"En este caso, más allá de la intención o no de matar, tenemos el resultado muerte" y que "hubo toda una actividad y un despliegue importante para hacer desaparecer el cuerpo y que nunca fuese encontrado", aseguró la fiscal. (ELTucumano)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar