Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

OMC: indicios de un nuevo fracaso de la política exterior de Cambiemos

Desde su llegada al gobierno, Cambiemos ha desplegado una intensa actividad en materia internacional bajo el lema de “volver al mundo”. Hasta el momento, sin embargo, los resultados se han limitado a la abrumadora emisión de deuda -récord a nivel global en 2016. Las inversiones productivas no sólo no han llegado, sino que, al contrario, han remitido a sus casas matrices fondos obtenidos en el país. La fuga de capitales ha sido el comportamiento más promovido.

Esta agenda excede lo local, y se inserta en un contexto más amplio de reorganización del capital a escala global. Sin resolver aún los impactos de la crisis desatada en 2008, diversas potencias buscan reorganizar el mapa en su favor. Es en este escenario que Macri buscaba que en la Onceava Reunión Ministerial de la OMC (MC11), con sede en Buenos Aires esta semana, se diera el puntapié de una nueva fase de acumulación. A medida que las expectativas de resultados concretos fueron decayendo, cobró más fuerza la intención de lograr presentar como gesto un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea. Todo indica que ambas iniciativas han caído en saco roto.

Aunque la discusión de las reformas enviadas por el Poder Ejecutivo al Congreso ha ocupado el centro de la escena, en esta semana se jugaban algunas partidas de impacto global en la capital de la Argentina.

El fracasado tratado UE-MERCOSUR El gobierno argentino representa una avanzada regional de la agenda neoliberal, que -a diferencia de otros gobiernos vecinos- se presenta avalada por el voto mayoritario en elecciones. En este marco, Cambiemos buscó liderar una serie de iniciativas de amplio alcance, tratando de bloquear otros gobiernos no neoliberales -siendo Venezuela el centro de sus ataques- y de dejar atrás toda institucionalidad de integración que busque cualquier mínimo espacio de autonomía -se conoció en estos días la intención de abandonar la UNASUR.

En este brío, Macri buscó cerrar, junto a su impopular par brasileño, Michel Temer, un acuerdo de comercio entre el MERCOSUR y la Unión Europea, que -dejando de lado temas de cooperación y política- se centra en la apertura comercial y liberalización de los negocios. El acuerdo, tal como se negociaba, no solo incrementaría el actual déficit comercial con aquel bloque, sino que consolidaría una estructura de intercambio netamente dependiente. Las concesiones realizadas por el bloque del Sur impactaban duramente en múltiples sectores industriales, incluyendo textiles, calzado, cuero, automotriz, química y petroquímica. Además, se negociaban concesiones en materia de propiedad intelectual, compras públicas y comercio electrónico, parte de los “nuevos temas” paralizados en la OMC desde hace años.

Pese al intento desesperado del gobierno argentino de firmar el acuerdo de libre comercio entre el MERCOSUR y la UE, finalmente no se ha llegado ni siquiera a un acuerdo político para sacar la foto en Buenos Aires. Las negociaciones seguirán en 2018.

Los países del MERCOSUR, bajo el impulso del gobierno argentino, intentaron apurar la firma del acuerdo pese a que no se habían logrado buenas condiciones de negociación. En las últimas negociaciones, la Argentina incluso incrementó el acceso de la UE a productos de economías regionales en crisis como limones, naranjas, mandarinas, merluza, vieiras, calamares, ciruelas, frutillas congeladas, huevos, miel y aceite de oliva, entre otros. Sin embargo no consiguió nada a cambio, lo que hizo naufragar una vez más las negociaciones ya que la Unión Europea no mejoró su oferta de cuotas de carnes y etanol ni de acceso a mercados agrícolas, protegidos por subsidios y considerados “sectores sensibles” por países como Francia, Irlanda y Polonia, entre otros. El otro punto de tensión está marcado por la discusión sobre las reglas de origen. La UE esperaba flexibilizar estas reglas de origen para poder vender como productos "europeos" bienes que habían sido mayormente fabricados en países de bajos salarios y que apenas tocan suelo europeo para alguna modificación menor. La UE, centro de múltiples cadenas globales de valor, considera como producto europeo aquel que contenga al menos un 5% de su valor agregado generado en esa región. El Mercosur, por su parte, toma un mínimo del 40%.

La premura de los negociadores locales no logró llegar a buen puerto, y Macri se queda sin esta prenda para presentar. En los meses por seguir, seguirán buscando algún tipo de acuerdo. Sin embargo, las trabas presentes provienen de no menos de una década de infructuosas negociaciones, por lo que resulta difícil esperar cambios súbitos. No podemos descartar que el lobby agropecuario latinoamericano esté dispuesto a aprobar este acuerdo aún sin incrementar sus negocios, por motivaciones ideológicas que le den perspectivas de otra escala.

La OMC empantanada El evento central de la semana, sin embargo, era la MC11, donde las delegaciones de casi todos los países del mundo buscaban llegar a nuevos acuerdos que ordenen el intercambio de mercancías a escala internacional. La agenda era ciertamente compleja, pues las posiciones parecen trabas en torno a múltiples ejes. Las potencias han insistido particularmente en la facilitación de inversiones y la apertura de los servicios, con especial énfasis en el comercio electrónico -auténtico Caballo de Troya promovido por las grandes corporaciones de la industria tecnológica. Países de la periferia y la semiperiferia insisten en sostener la agenda de Doha, que incluyó temas de desarrollo y negociaciones sobre la agricultura -subsidios y almacenamiento por motivos de seguridad alimentaria. En estas agendas cruzadas que arrastran años, Estados Unidos se ha convertido en un gran impugnador de la OMC, negándose a aceptar ese foro como espacio de resolución de conflictos.

En este sentido, no hubo avances en ninguna de las agendas que se habían planteado para la MC11 en Buenos Aires y la Organización Mundial del Comercio permanece en estado crítico. Keith Rockwell, Vocero de la OMC, manifestó que "es imposible por el momento" llegar a un consenso acerca de los cinco ejes que están en discusión: Agricultura, Pesca, Servicio, Desarrollo y Comercio Electrónico.

EEUU no quiso ceder en ninguno de los aspectos vinculados a las cuestiones agrícolas exigidos por los países del sur global e impulsados por India y China, que exigían la posibilidad de mantener stocks de alimentos públicos por cuestiones de seguridad alimentaria, además de la reducción de los subsidios agrícolas de los países del norte.

No se lograron consensos para continuar las cuestiones del Desarrollo planteadas en la Ronda de Doha vinculadas al acceso a mercados y la reducción de subsidios agrícolas en los países del norte global. Tampoco se avanzó en un acuerdo para reducir la pesca ilegal ni se pudo implementar un acuerdo vinculante en materia de comercio electrónico.

En un borrador al que pudimos acceder sobre el acuerdo oficial en Comercio Electrónico se sostiene el Programa de Trabajo de 1998 para investigar aspectos comerciales vinculados al comercio electrónico, pero no se le otorga mandato para negociar reglas ni se crea un nuevo grupo de trabajo centralizado. Lo único que saldría, según algunas fuentes, sería una declaración por fuera de la OMC de un vago apoyo de empoderamiento de género con línea empresarial. Pese al intento de que salga por OMC, algunos países árabes y africanos se negaron, y no se llegó a un consenso siquiera en esta declaración.

Estados Unidos reafirmó su política de "América Primero", su desprecio por el foro multilateral de la OMC y su apuesta por la reforma de acuerdos bilaterales mediante su departamento de comercio (USTR). Sin ir más lejos parte de la delegación oficial de este país se volvería un día antes de la finalización de la cumbre.

Pese a la intención del Gobierno de Cambiemos de obtener resultados austeros en la MC11 y reafirmar el multilateralismo, ni los países del Norte global occidental ni las potencias emergentes de Oriente como China han mostrado mayor interés por sostener el foro de la OMC. En ambos casos, las potencias buscan acuerdos bilaterales o plurilaterales, donde puedan hacer sentir todo el peso de su poderío -tal como la UE intentó con el acuerdo antes referido con el Mercosur. La propia OMC como el espacio donde se decide la liberalización de los negocios internacionales estaba en duda... y se mantiene así.

A diferentes escalas, la misma receta Culmina así una semana intensa de diciembre, en la que se esperaba alcanzar grandes logros, y termina con sabor amargo para el gobierno. Si en el plano local sus reformas le han ocasionado más debate del que esperaba tras las elecciones, en el plano global no ha logrado consolidar el acuerdo con la UE ni revitalizar la OMC, que sale más debilitada que al llegar.

Desde la Confluencia Fuera OMC celebramos este fracaso, pues nada positivo podía esperarse para nuestros pueblos de esas negociaciones. No en vano se negaron las acreditaciones a 63 personas (algunas fueron revertidas), además de deportar a dos activistas que venían a participar. Por eso mismo, durante esta semana se realizó en paralelo la Cumbre de los Pueblos, donde -contra el discurso reinante- se mostró que existen múltiples alternativas en ciernes.

Dado que la agenda de derechos corporativos no ofrece nada a los trabajadores y las trabajadoras, no es extraño que suscite tamaños descontentos. Por supuesto, la respuesta en ambos casos ha sido la misma: buscar excluir del debate a todas las voces críticas, recurriendo a la represión como forma cada vez más omnipresente de gestionar las disidencias. Resulta problemático el escenario por venir, en la medida en que la agenda siga siendo la misma, y los resultados, igual de pobres.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar