Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Modificaciones en los créditos UVA: se profundiza el saqueo a las familias endeudadas

El presidente, Mauricio Macri realizó una serie de anuncios relacionados a las condiciones de vivienda, nuevas líneas de Procrear, descuentos en la compra de materiales para refacción y construcción, entre otros. Sin embargo, uno de los puntos más destacados fue la readecuación de las condiciones crediticias para aquellas personas, entre las que hay muchas familias, que accedieron a su primer casa a través de un préstamo UVA.

15 de octubre| Victoria Sánchez |

Intentando emular el ejemplo de Chile que utiliza desde hace años este sistema, en el año 2016 se anunció una nueva línea de créditos que, a diferencia de los créditos tradicionales permitiría que miles de trabajadores pudieran por fin lograr el ansiado sueño de la casa propia. En Argentina el déficit habitacional alcanza a 3,5 millones de familias, 2 millones de familias habitan en condiciones precarias y con un déficit en los servicios sanitarios y esenciales; 1,3 millones viven en condiciones de hacinamiento. Estas condiciones estructurales, junto con la posibilidad de acceder a una cuota inicial que llegaba a representar hasta la mitad de una cuota de un crédito “tradicional”, menores niveles de ingreso requeridos, entre otros, fueron algunos de los puntos en los que miles de personas se apoyaron para tomar los créditos UVA.

El gran negocio de los préstamos hipotecarios UVA, no fué sin embargo para las familias, que hoy asisten preocupadas al aumento desmedido de las cuotas del crédito, así como del resto de servicios producto del tarifazo. Sino, que el negocio central lo obtuvieron una vez más los bancos, que dicho sea de paso, vienen recogiendo ganancias premium de más del 90 % en términos interanuales. Una paritaria con la que ningún trabajador sueña.

¿Veníamos bien pero...Pasaron cosas?

Los créditos UVA se rigen por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), este sistema lo que hace es tomar el valor prestado en pesos y dividirlo por unidades UVA a la cotización del momento (la cual es informada por el Banco Central). Una vez que se hace esto la deuda no es más en pesos sino en UVAs y se le adiciona un 5 %, a medida que esas unidades que están ajustadas por inflación, varíen su valor, variará también el monto de la deuda contraída. Es decir que a medida que pasa el tiempo, si la inflación crece, la deuda también lo hace.

La actualización de la deuda a partir de la inflación lo que le garantiza al acreedor, en este caso los bancos, es que el monto total que prestó en términos reales se mantiene intacto, es decir, no pierde capacidad de compra.

Cualquier tipo de préstamo hipotecario tiene como condición que la cuota equivalga como máximo al 30 % de los ingresos declarados. Las diferentes devaluaciones junto con los tarifazos impulsaron fuertemente la inflación que este año podría terminar alrededor del 50 %, superando en más de tres veces lo estipulado por el Banco Central y el Gobierno a comienzos de este año. El encarecimiento sin parar de las cuotas atadas a UVA encendieron la alarma de las familias e individuos deudores que vieron cómo en tan solo dos años pasaron a pagar en algunos casos, cuotas con un valor equivalente al doble de inicial sin que se redujera su deuda, sino por el contrario. Frente a esta situación los bancos daban la opción de renegociar las condiciones del préstamo ofreciendo la extensión de plazos. Es decir, si al comienzo la deuda se había contraído por 20 años pero el encarecimiento del UVA dificultaba su pago, el banco ofrecía extender el tiempo a un máximo de 30 años.

El anuncio realizado establece que las cuotas no podrán superar en más de diez puntos la diferencia entre la inflación y el índice de salarios. En caso de ser así la cuota se “topeará”, es decir tendrá un tope, que luego será “recuperado” a través de un incremento de la cuota mayor cuando el índice de salarios supere a la inflación. Esto lo que quiere decir es que si el Índice de salarios mantiene una diferencia mayor a 10 puntos por debajo de la inflación, algo que con paritarias promedio del 15 % y una inflación interanual que en agosto llegó al 34,4 % es completamente real, el banco no aumentará la cuota lo que “corresponderia” si actualizara por UVA como hasta ahora, sino que “pateara para adelante” la deuda y la cobrará la diferencia cuando el índice salarial supere al incremento de precios.

Por lo tanto, la nueva “solución” presentada por el Gobierno lo único que hace es profundizar el sendero de endeudamiento de las familias y garantizarle a los bancos que cuando los trabajadores “ganen un poquito más” lo destinarán a engrosar sus abultadas ganancias. La economía argentina atraviesa un profundo periodo de crisis como se verifica en distintos indicadores oficiales, la actividad industrial registró en agosto una caída del 5,6 %, la desocupación es del 9,6 % y el 27,3% de las personas se encuentran bajo la línea de pobreza. Los escalofriantes datos que arroja el INDEC dan cuenta de una delicada situación que sin embargo, apenas comienza a mostrar su verdadera cara.

Frente a esto, personajes de la banca y las finanzas alertaron frente al posible incremento de la morosidad en los crédito ajustables con UVA. Al momento, en septiembre pasado se presentó en el blog del Banco Central “Ideas de Peso”, un informe que analizó la incidencia del “cambio en el escenario económico y financiero observado a partir del inicio del segundo trimestre” en “la morosidad de los préstamos otorgados por el sistema financiero en los últimos dos años”. Según los analistas no habría motivos de preocuparse ya que el índice de morosidad se mantendria bajo. El salto en el tipo de cambio de agosto pasado y su traslado a precios que se podría traducir en una inflación cercana al 7 % en septiembre no figura en el análisis realizado.

Mientras que por un lado miles de familias ven cómo su salario alcanza cada vez para menos debido a la inflación, y el acceso al crédito excluye a un importante sector de trabajadores que tienen trabajo informal o no cuentan con los ahorros necesarios; la banca no deja de ganar. Para poder dar una solución real al déficit habitacional se debe establecer un crédito subsidiado a tasa cero para la construcción y adquisición de viviendas familiares y de ocupación permanente. Para poder llevar adelante esto y terminar con la especulación de los bancos y sus ganancias siderales es necesario que exista una banca estatal y única que sea administrada por sus propios trabajadores y por comités de usuarios. Los créditos tienen que servir para solucionar los problemas reales de la población y no engrosar las ganancias de grupos económicos.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar