Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Macri no logró contenerla y Carrió amenaza con irse de Cambiemos: "Si sostiene a Majdalani no sé qué voy a hacer"

Se trata de la N°2 de la Agencia de Inteligencia a quien la líder de la Coalición Cívica acusa de "pincharle" los teléfonos y armar "operaciones" en su contra. Ahora pide su destitución. "El Presidente tiene que decidir a quién defiende", sostuvo Lilita

24 de mayo

Los pequeños gestos que el presidente Mauricio Macri envió a Elisa Carrió el martes no logró apagar el fuego y ahora la líder de la Coalición Cívica pide la destitución de la N°2 de la Agencia de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani, o amenaza con pegar el portazo en Cambiemos.

"No sé qué voy a hacer si la sigue sosteniendo", lanzó este miércoles la principal aliada del Gobierno. "El Presidente tiene que decidir a quién defiende", insistió.

"Lilita" acusa a Majdalani de "pincharle" los teléfonos y armar "operaciones" en su contra.

"Soy objeto de espionaje permanente y víctima de una persecución sistemática terrible que incluye escuchas telefónicas", denunció en Radio Mitre.

Carrió se enfureció esta semana, pero viene acumuando enojos con el PRO desde hace meses. "No nos escuchan y mantienen alianzas poco transparentes que nosotros venimos denunciando", se quejan desde la Coalición Cívica.

Primero fue el apoyo de Macri al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, a quien Carrió denunció por corrupción y enriquecimiento ilícito. Luego vino el respaldo explícito a Gustavo Arribas, el jefe de la AFI, quien estaba siendo investigado por presunto cobro de coimas de la empresa brasileña Odebrecht, hoy encuelta en el escándalo de Lava Jato en el país vecino.

Se trata de dos "enemigos íntimos" de Carrió y a quienes vincula directamente con las "operaciones" judiciales en su contra. Ahora también suma a Majdalani, la mano derecha de Arribas.

El lunes, el juez Daniel Rafecas le dio la razón a "Lilita". Desestimó y archivó la denuncia contra la diputada que la acusaba de enriquecimiento ilícito y dispuso investigar al denunciante.

Se trata de Enrique Paz, un albañil que confesó ante la Justicia que presentó la acusación luego de recibir $1.500 a cambio.

"Se ha demostrado que no responden a alertar a la autoridad acerca de un hecho ilícito, sino más bien, a una maniobra presuntamente fraudulenta destinada a generar un estado de sospecha, en este caso, respecto de una funcionaria pública", explicó el juez en su fallo.

"Esto es vergonzoso, un escándalo producto de operaciones políticas vinculadas a sectores de Inteligencia y altos rangos del Poder Judicial", afirmó Carrió.

"Nunca creí que me podría pasar esto en un gobierno de Cambiemos", reforzó.

"Yo no puedo formar parte de un gobierno donde la señora (Silvia) Majdalani me sigue, me escucha, me saca fotos", sostuvo en alusión a la subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

"¿A qué juez le entrego (las denuncias)?, díganme en quién confío", puntualizó.

"Es cierto que sufrí operaciones durante 12 años del kirchnerismo, pero que pase en mi Gobierno...", cuestionó y apuntó: "Esto lo tiene que decidir el Presidente".

El fin de semana, Carrió también apuntó contra un sector del macrismo, del Poder Judicial y del empresariado ligado al PRO y los señaló como "encubridores" del ex ministro de Planificación, Julio de Vido. Funcionario del kirchnerismo que tiene 21 denuncias por casos de corrupción y ninguna parece avanzar en los tribunales.

"TODOS, sin exclusiones, quieren proteger a De Vido", apuntó en Twitter.

"Están haciendo esfuerzo inimaginables para que no salga el acuerdo" con Odebrecht para que revelo los nombres de los argentinos a quienes les pagó u$s35 millones en sobornos para acceder a la obra pública. "Los une el espanto, o mejor dicho, la coima", repiten cerca de Carrió.

Es que en los negocios de la obra pública no solo vincula a los empresarios kirchneristas como Lázaro Báez sino también a la actual familia presidencial, desde el Grupo Macri hasta IECSA, compañía que hasta hace poco estaba en mano del primo del mandatario, Angelo Calcaterra.

Tampoco cayó bien en la líder de la Coalición Cívica el escándalo que se armó a principio de año cuando el Gobierno le perdonó una millonaria deuda que tenía por Correo Argentino el padre del Presidente. Finalmente, la Casa Rosada dio marcha atrás sobre esa decisión, pero Carrió no lo olvida y tildó a Franco Macri de "delicuente".

"Si tiene que caer, que caiga", lanzó el martes en +LN.

"Lo importante es que, o representás a tu familia, o representás al Estado. Y lo que dijo (Mauricio) Macri es: ’Yo represento al Estado, que se sepa toda la verdad’. A mí me parece bárbaro", intentó calmar los ánimos pero dejando en claro su posición.

El martes, Macri envió a dos de sus ministros a intentar contener al "huracán" Carrió.

Así es que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, salió aclarar. "Siempre la defiendo a ’Lilita’. Es una gran dirigente política, es la cofundadora de nuestro espacio, es fundamental para Cambiemos", sostuvo lleno de elogios.

Además, desestimó que haya funcionarios nacionales que estén "protegiendo" a De Vido y pidió: "Si ’Lilita’ tiene información de un encubrimiento de un funcionario del gobierno pasado por parte de funcionarios de este gobierno, lo tiene que decir, como lo ha dicho siempre. Nunca ha tenido trabas para hablar o acusar a alguien. Ella sabe que el Presidente no va a apañar de nadie de su gobierno frente a un hecho delictivo", manifestó.

Luego fue el turno del ministro de Justicia, Germán Garavano.

"Estamos convocando a la gente de Odebrecht para que brinde toda la información que tengan sobre hechos de corrupción en el país", adelantó el funcionario.

"En esto también es importante ver las dificultades que lamentablemente plantean no sólo los jueces federales, sino también la Procuración General de la Nación. (Alejandra Gils Carbó) no sólo no ha puesto ningún interés en resolver los casos de corrupción, sino que incluso es investigada por obstaculizar algunas de estas investigaciones", agregó.

Minutos más tarde la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, avanzó sobre el tema que preocupa a Carrió.

Contó que le pedirán a la empresa Odebrecht información detallada sobre las coimas por u$s35 millones.

"No nos sirve la información general. El Gobierno exigirá el máximo detalle sobre cuentas bancarias transferencias y quiénes fueron las personas. Será importante para que podamos descubrir otras coimas y otros chanchullos", apuntó.

Pero los gestos no fueron suficientes para "Lilita" y en su espacio ya hablan de abandonar Cambiemos después de las elecciones legislativas. Necesitan garantizarse la derrota del kirchnerismo. En el mientras tanto y con el espaldarazo que recibieron Lorenzetti y Arribas del Poder Ejecutivo, Carrió ahora apunta a que, por lo menos, le den la "cabeza" de Majdalani. (Iprofesional)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar