Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

El Banco Central oficializó la política monetaria acordada con el FMI

Está oficializada la política monetaria que implementará el Banco Central, que fue delineada por el Fondo Monetario Internacional. Fin de las "metas de inflación", rigidez de la cantidad de dinero y bandas de flotación del dólar. Un plan ortodoxo, contractivo y con pocas perspectivas de cumplirse.

30 de septiembre

Mientras el dólar escaló 3,3 % a $ 42 en sólo un día, el Banco Central conducido en papeles por el recientemente designado presidente de la entidad, Guido Sandleris, comunicó oficialmente ayer la implementación, desde el mismo viernes, de la política monetaria que tendrá la entidad en los próximos meses.

Ésta reproduce en toda la línea lo acordado esta semana por el gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para la obtención de más fondos con el fin de garantizar el pago de deuda a los especuladores.

La política monetaria derivada de allí tendrá un sesgo más pronunciado en cuanto a su ortodoxia económica y sus efectos contractivos, así como un alto riesgo de fracaso.

"El Comité de Política Monetaria (COPOM) resolvió comenzar en el día de la fecha la implementación del nuevo marco de política monetaria anunciado el miércoles 26 de septiembre pasado", comienza el comunicado del Central.

Del comunicado se desprenden tres aspectos centrales: el fin de las "metas de inflación", mayor rigidez de la cantidad de dinero (oferta monetaria o agregados monetarios) y bandas de flotación del dólar.

El comunicado además oficializa que el COPOM queda integrado por el Presidente, Guido Sandleris, el Vicepresidente, Gustavo Cañonero, la Vicepresidente segunda, Verónica Rappoport, Enrique Szewach, Director designado por el Directorio de este Banco Central, y Mauro Alessandro, Gerente Principal de Estrategia y Comunicación de Política Monetaria, ocupando interinamente el lugar del Subgerente General de Investigaciones Económicas.

De las "metas de inflación" a los "agregados monetarios"

Según declaró el nuevo presidente del BCRA, Guido Sandleris, antes de asumir luego de la renuncia de Luis Caputo, su meta principal será intentar controlar la galopante inflación.

Este objetivo surge de la necesidad de garantizar una diferencia suficiente entre el ritmo devaluatorio y la inflación, con el fin de garantizar el "exito" de la devaluación y evitar su licuación real. Pero lejos de intentar que la inflación no golpee los bolsillos, el plan busca alcanzarlo mediante una recesión más profunda.

"El BCRA se compromete a que el promedio mensual de la base monetaria registre un crecimiento nulo a partir de octubre de 2018 y hasta junio de 2019. La base monetaria objetivo se ajustará con la estacionalidad de diciembre, cuando se incrementa la demanda de dinero, ya que no descontar este factor resultaría en una contracción monetaria excesiva", postula el comunicado.

Esto significa que el Banco Central no va a emitir más dinero, en promedio, que el necesario para sostener en igual nivel la base monetaria (la igualdad entre sus activos y sus pasivos) en los próximos 8 meses por lo menos. Es decir, ya no mantendrá "metas de inflación" que buscará sostener controlando la tasa de interés, sino que regulará la cantidad de dinero circulante y dejará que las tasas se ajusten por medio del mercado. Eso sí, con un límite inferior no menor al ya elevadísimo piso de 60 %.

"La meta monetaria será instrumentada mediante operaciones diarias de Letras de Liquidez (LELIQ) con las entidades financieras. La tasa de política monetaria pasa a ser definida como la tasa promedio resultante de estas operaciones, computándose con frecuencia diaria. De esta manera, al establecerse la cantidad de dinero de forma exógena, la tasa de política monetaria será determinada por la oferta y demanda de liquidez, y será la necesaria para cumplir con el compromiso de crecimiento nulo de la base. El BCRA se compromete a no permitir que la tasa de política diaria se ubique por debajo del 60% anual hasta diciembre de 2018, respetando lo asumido bajo el esquema monetario previo", explica el comunicado.

Sin terminar de acostumbrarse al uso del término "Letes" (Letras del Tesoro), luego de que las "Lebac" (Letras del Banco Central) comiencen a estar en boca de todos, ahora el instrumento que escogió el Banco Central para realizar su intervención de política monetaria son las "Leliq" (Letras líquidas).

Las Leliq tienen la característica de no ser emitidas directamente por el Banco Central, sino por los bancos privados. Hoy ya alcanzaban el 65 % anual.

El dólar, con "bandas de flotación", pero móviles

Por último, el comunicado confirma que desde este lunes comenzarán a regir "bandas de flotación" del dólar, que serán sostenidas con una débil y dudosa intervención del Central de U$S 150 mil millones en caso de que el dólar se aproxime a los límites inferior y superior.

"La meta monetaria se complementa con la definición de zonas de intervención y no intervención cambiaria. La zona de no intervención se define inicialmente -a partir del 1º de octubre- entre 34 y 44 pesos por dólar y se ajustará diariamente -tanto en días hábiles como no hábiles- a una tasa de 3% mensual hasta fin de 2018".

"El BCRA permitirá la libre flotación del peso dentro de esta zona. En el caso de que el tipo de cambio se encuentre por encima de la zona de no intervención, el BCRA realizará ventas diarias de moneda extranjera por hasta 150 millones de dólares. Estas ventas generarán una contracción adicional de la base monetaria que tenderá a corregir la depreciación excesiva".

Es decir, es lisa y llanamente el anticipo de que la devaluación seguirá avanzando, al menos a un ritmo de 3 % mensual, y que además se monitorea que tenga un ritmo "suficiente" frente al incremento de precios. Es una confirmación de que se continúa a ritmos acelerados el plan de guerra contra el pueblo trabajador.

El nuevo pacto de coloniaje con el FMI significa así la busqueda conciente de un impacto recesivo que afecte principalmente al pueblo trabajador, mientras que a la par que se pagan crecientes niveles de intereses a los especuladores, implica un aumento del endeudamiento y una aceleración de los ritmos del ajuste.

El cierre de este pacto lo garantizan los gobernadores tanto oficialistas como peronistas, quienes están negociando el apoyo al Presupuesto 2019, también delineado por el mismo FMI. Es necesario el planteo de un fuerte rechazo tanto al acuerdo con el organismo como a la aprobación del Presupuesto de entrega y ajuste. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar