Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Renuncia y remplazo.Una servidora de Manzur tendrá a su cargo el reparto de la pauta oficial a los medios

Valeria Zapesochny ya fue funcionaria del ahora jefe de Gabinete. Reemplazará en la Secretaría de Medios a Francisco “Pancho” Meritello, el empresario que acaba de presentarle la renuncia indeclinable a su amigo Alberto Fernández. “Que Dios lo ilumine”, le dijo Meritello al Presidente en su carta. Total normalidad.

22 de septiembre

En la noche de este martes Francisco Meritello presentó su renuncia en forma indeclinable al cargo de secretario de Medios y Comunicación Pública de la Nación. La carta de renuncia está dirigida a su jefe político y amigo personal Alberto Fernández y le fue entregada al flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur, de quien depende la Secretaría.

Manzur, inmediatamente, inició los trámites para reemplazar a Meritello por la periodista Valeria Zapesochny, de su estrechísima confianza.

La renuncia de Meritello, si bien se produce días después de los momentos más calientes de la interna del Frente de Todos tras la derrota electoral de las PASO del 12 de septiembre, es un nuevo capítulo de la profunda crisis política que atraviesa al Gobierno y que no parece haberse cerrado totalmente con los recientes cambios en el Gabinete.

Es más, el empresario y ahora exsecretario de Medios decidió renunciar a horas de que Fernández les tomara juramento a Manzur, Aníbal Fernández, Julián Domínguez y otros funcionarios buscando descomprimir la interna que la semana pasada sacudió los cimientos del Frente de Todos. Siendo amigos, el Presidente lo debe haber convencido de que, al menos, aguante hasta el martes para pegar el portazo.

En su carta Meritello lo primero que hace es ponderar lo que hizo al frente de Secretaría con un balance más que positivo y autosatisfactorio. Obviamente lo que no se pudo hacer, como ya es costumbre en el discurso del Frente de Todos, según él fue por culpa de la pandemia.

Pero tal vez lo más relevante de la misiva sea el final, donde Meritello le dice a Fernández que han “cometido errores, pero también un sinnúmero de aciertos. Administramos con honestidad y transparencia cada uno de los gastos que el Estado vuelca en esta Secretaría. Nos vamos como vinimos y eso nos llena de orgullo. Formar parte de un proyecto superador de reconstrucción del país. Esa idea es la que hoy está en crisis. Espero que Dios lo ilumine para encontrar el camino transformador de la vida de todas y todos los argentinos”.

Lo de “que Dios lo ilumine” puede pensarse como una chicana elegante de Meritello a su jefe político. Sobre todo si se piensa que su reemplazante en el cargo es alguien de estrecha relación con el confeso miembro del Opus Dei y nuevo jefe de Gabinete.

Valeria Zapesochny es una periodista de extrema confianza de Manzur. Trabajó con él durante su gestión como ministro de Salud en tiempos de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner y luego Manzur se la llevó a Tucumán para integrarla a su gabinete cuando ganó (con denuncia de fraude por parte de José Alperovich) la gobernación.

Además de tener experiencia en el área de comunicaciones de los poderes ejecutivos, Zapesochny mantiene una excelente relación con el nuevo secretario de Comunicación y Prensa Juan Ross. Algo fundamental para garantizar la difusión de los mensajes presidenciales y las campañas oficiales en el universo de medios de masivos.

La platita

Uno de los roles centrales de la Secretaría de Medios y Comunicación Pública es el reparto de la pauta publicitaria oficial entre portales, diarios, canales de TV, radios y redes sociales. Un ítem de las políticas de gobierno en el que se mide en concreto la relación (material y simbólica) entre la Casa Rosada y las corporaciones mediáticas.

Aunque obviamente no lo dice en su carta de renuncia, el paso de Meritello por la secretaría dejó algunos ejemplos más que claros de esa relación entre Gobierno y empresas periodísticas. Algo que no debería sorprender si se tiene en cuenta que su “trabajo” previo había sido nada menos que el de CEO del Grupo Octubre , propietario de Página|12, AM 750 y el canal IP entre otros medios.

Según datos oficiales, durante 2020 y pese a las dificultades producidas por la pandemia, el Gobierno a través de Meritello le entregó a su propio grupo empresario nada menos que $326,3 millones en concepto de publicidad oficial. Casi $ 900.000 por día.

Y pese a los discursos de ocasión de algunos funcionarios, el Grupo Clarín recibió en ese mismo período nada menos que $ 624,5 millones de pauta oficial. Es decir que Héctor Magnetto y compañía recibieron más de $ 1,7 millones por día de parte del Frente de Todos. Sin grieta, mal que les pese a quienes desde los medios del Grupo Octubre despotrican diariamente contra “la corpo”.

La asignación de pauta oficial es, de todos modos, amparada legalmente. Pero Meritello también se vio envuelto en denuncias de manejos turbios desde la Secretaría de Medios y Comunicación Pública. Sin ir más lejos, en julio del año pasado fue sindicado como particular interesado en encargar una consultoría (sin licitación, por contratación directa) a la empresa QSN por una cifra cercana a los $ 6 millones.

Pero el detalle más interesante no es la cantidad de dinero público gastado en esa consultoría, sino que el domicilio legal de QSN coincidía en calle, número, piso y departamento con la vivienda de Nicolás Trotta, hasta hace pocos días ministro de Educación y uno de los eyectados del Gabinete en el marco de la crisis interna.

Por el momento Meritello volverá a “trabajar” en el sector privado. Sin dudas pesaron en su decisión los nuevos cambios en el Gabinete, donde con los reemplazos de Cafiero por Manzur (Jefatura de Gabinete), de Luis Basterra por Julián Domínguez (Agricultura, Ganadería y Pesca), de Sabina Frederic por Aníbal Fernández (Seguridad), de Trotta por Jaime Perczyc (Educación) y del vocero presidencial Juan Pablo Biondi por Juan Ross, el llamado “núcleo duro” de funcionarios de confianza de Alberto quedó muy debilitado.

El reemplazo de Meritello por Zapesochny muy probablemente traerá aparejado, además, un avance de los “valores” del Opus Dei en el Gabinete, especialmente en un área muy sensible para esa organización ultrareaccionaria del catolicismo como es la “comunicación” y los medios masivos. Meritello es cuñado de Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos de la Nación y de estrecha relación con el Opus.

Pero Zapesochny, pese a tener ascendencia judía, es una servidora directa de Manzur, el ahora casi “todopoderoso” jefe de Gabinete que lleva en su pecho y con orgullo la defensa de esos valores medievales. Más temprano que tarde empezarán a verse los efectos de la esa avanzada conservadora en el Gobierno. Con o sin ayuda de Dios. (LID) Por Daniel Satur

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar