Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

TUCUMÁN Lo que oculta el Operativo Aprender de los centros clandestinos

Numerosas son las críticas que ha recibido el Operativo Aprender 2016, impulsado desde el Ministerio de Educación de la Nación y llevado a cabo a lo largo y ancho del país. Entre las tantas preguntas controvertidas que se efectuaron hay una que hace referencia a los Centros Clandestinos de Detención durante la última dictadura militar.

La pregunta en cuestión : “¿Qué finalidad tenían los centros clandestinos de detención que funcionaron durante la última dictadura cívico militar?”, Brinda solo cuatro opciones de respuestas posibles: “a) Tribunales ilegales de justicia para aplicar el debido proceso”, “b) Dependencias militares y policiales para encarcelar a quien no cumpliera la Constitución Nacional”, “c) Dependencias militares y policiales en todo el país donde sólo eran interrogados los detenidos-desaparecidos” y “d) Lugares de tortura que funcionaron como un primer mecanismo de deshumanización de las víctimas”.

Ninguna de estas respuestas da cuenta de lo que implicaron los Centros Clandestinos de Detención, y lo que ocultan es el rol que los mismos jugaron como piezas fundamentales del aparato represivo del terrorismo de Estado.

Durante la última dictadura cívico-militar se emplazaron más de 400 Centros Clandestinos a lo largo y ancho del país, muchos espacios que fueron utilizados como tal aún no se encuentran denunciados y no forman parte de los listados que año a año se actualizan. Pero lo que se oculta también es que estos Centros Clandestinos no solo funcionaron a partir de marzo de 1976, en algunas provincias como Tucumán estos comenzaron a funcionar mucho antes, desde el año 1974 y ya durante el Operativo Independencia se encontraban instalados decenas, entre ellos “La Escuelita” ubicado en la localidad de Famaillá, donde Vilas reconoció en su Diario de Campaña que pasaron 1507 detenidos mientras él estuvo al mando del Operativo Independencia.

Lo que también se intenta ocultar es que estos Centros Clandestinos de Detención -tortura y exterminio-, no solo funcionaron en dependencia militares y policiales sino que se instalaron en Escuelas, como la “Escuelita de Famailla”; instalaciones de las Universidades, como la Escuela de Educación Física de la Universidad Nacional de Tucumán; en fabricas, como los números Centros Clandestinos ubicados en ex ingenios azucareros en Tucumán; en casas como la “Mansión Seré”; en Hospitales como el Hospital Posadas o el Padilla de Tucumán; entre otros lugares.

Fachada actual de la Escuela Diego de Rojas, donde funcionó el centro clandestino conocido como ’Escuelita de Famaillá’.

Pero principalmente se oculta que constituyeron un parte esencial del plan sistemático de exterminio que abarcaba una depurada metodología represiva que iniciaba con el secuestro o detención ilegal de la víctima, su reclusión en los cientos de centros clandestinos y su posterior desaparición como aspecto central de un sistema represivo que funcionó al margen de los mecanismos y procedimientos legales y constitucionales.

De esta manera, quienes trabajamos activamente para que se juzguen los actos cometidos, repudiamos este tipo de “operativos”, que no solo sesgan la historia argentina, sino que tratan además de instalar un mirada parcial y oportunista de la realidad en los delitos cometidos durante el Operativo Independencia y la más cruel y sangrienta dictadura cívico militar en Argentina.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar