Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Sólo uno de cada diez argentinos ve con buenos ojos a los políticos

Según un estudio de Universidad Siglo 21, el 60% desconfía de las promesas de campaña y el 70% cree que es extendida la corrupción en el Estado

13 de enero

Sólo uno de cada diez argentinos tiene una opinión positiva de los dirigentes. El 60% considera que las promesas de campaña quedan sólo en eslóganes, y siete de cada diez creen que los líderes están involucrados hechos de corrupción.

Estos fueron los resultados de una encuesta de la Universidad Siglo 21 en la cual la política argentina volvió a sacar una mala nota, pese a que recientemente el presidente Mauricio Macri calificó con un 8 a su primer año de gestión a nivel nacional.

¿Qué responsabilidad tienen los líderes políticos respecto de ese descontento de la población? Según Daniel Scioli, el mal concepto de los ciudadanos con la dirigencia se debe a que el votante es cada vez "más exigente" con sus demandas.

El ex candidato a presidente por el Frente para la Victoria (FPV) destacó que los políticos tienen que "respetar las percepciones" y subrayó que los partidos deben enfrentar el "desafío" de "modernizarse para estar en sintonía con la sociedad y generar confianza".

En tanto que el ex presidente Eduardo Duhalde pidió colaboración a los referentes para evitar que ese descontento popular escale como ocurrió en 2001.

¿Qué pasó durante todos estos años, la mayoría gobernados por el kirchnerismo, que no se pudo revertir esa desconfianza? "Son muchas las causas", contestó Scioli. Y agregó: "Hubo avances y retrocesos. Ahora hay que poner el énfasis en las frustraciones e interpretar lo que ocurre en cada familia".

Además de señalar el malestar con los políticos, en el estudio difundido en diciembre, también hubo malas calificaciones para las instituciones gubernamentales, como el Poder Judicial, la policía, los partidos y el Indec.

Para la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, es la "opacidad" que demuestran los políticos en sus tareas lo que mantiene los índices de desaprobación tan altos.

"La valoración se mantiene baja porque muchos políticos eligen la opacidad y eso genera sospechas. Un político que no aclara ni hace apertura total de la información que le interesa a la sociedad siempre va a generar sospechas y eso es dañino para la democracia. Destruye la confianza", señaló.

Por su lado, la diputada nacional Margarita Stolbizer (GEN) dio un paso más en la autocrítica. "No nos piden cosas muy sofisticadas: tener buena educación, un trabajo digno con ingresos suficientes, andar tranquilos por la calle. Sin embargo, no pudimos ni resolver eso y siempre parece que los temas de la política van por un camino alejado de esas demandas", sostuvo.

La legisladora también destacó los altos niveles de corrupción como una variable que afecta la confianza, y lamentó que "se instale como algo natural" que "todos los políticos roban" porque "en esa generalización se disimulan los que verdaderamente son corruptos".

En tanto, la diputada nacional Carla Pitiot (Frente Renovador) calificó los datos del estudio de "alarmantes", y aseguró que "queda en los dirigentes demostrar a los ciudadanos que esos números no deben ser así".

Según ella, parte de esos datos corresponden a la menor tolerancia que los argentinos tienen frente a los dirigentes corruptos: "Hay un replanteo de los valores del argentino. El latiguillo ’roban pero hacen’ preocupaba, pero se quebró. Será porque se visualizó que la corrupción tiene una consecuencia inmediata con su calidad de vida".

Consultados por La Nación, los referentes políticos mencionados también debieron poner una calificación a su propia credibilidad. Stolbizer, por ejemplo, dijo que cree que está en un punto intermedio, aunque admitió que los últimos resultados electorales inclinarían la balanza hacia una mala nota.

"No es buena la autocalificación. Pero creo que estaré en un lugar intermedio porque trabajo honestamente y creo que la gente lo percibe. Sin embargo, cuando después no me votan quiere decir que tampoco debo ser tan creíble", resumió la diputada.

Scioli aprovechó para relacionar su nivel de credibilidad con una sutil mención a las advertencias sobre el ajuste que dio el año pasado en el debate presidencial con Macri: "Yo no me quedaría colgado diciendo que lo anticipé o advertí. Tengo que poner mi mayor esfuerzo en mejorar porque cuando uno está a casi dos puntos de ser presidente te replanteás muchas cosas".

Alonso, que no dio números, delegó el rol de calificador en la población: "Soy muy exigente en lo que hago y siempre encuentro cosas para mejorar. La credibilidad se construye con resultados. Prefiero que me califiquen los ciudadanos".

Pitiot es la única que se animó a dar un número, aunque lo puso entre signos de pregunta. "Yo me pondría un 10", dijo. Y agregó: "Pero dado que mi mandato recién inicia y la credibilidad es un ejercicio de construcción cotidiana con la ciudadanía, este puntaje debe, sí o sí, promediarse con la mirada que la gente tiene de uno".IPROFESIONAL

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar