Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

No tan libres: Marcos Peña quiere un techo del 15 % en paritarias

El jefe de Gabinete afirmó que las paritarias son “libres”, pero en simultáneo pidió compromiso con la “meta del 15 %”.

17 de enero| Pablo Anino |

"Las paritarias son libres. Lo que sí consideramos es que es muy importante que la sociedad se comprometa con esta meta del 15 %”, afirmó este martes Marcos Peña en conferencia de prensa. Los que no se comprometen con la meta son los funcionarios del Gobierno de Cambiemos que entraron en una vorágine de anuncios de tarifazos que no tiene pausa.

El promedio de las subas en todos los medios de transporte es del 65 %. Las facturas de Edesur y Edenor se incrementan en dos tramos: uno ya se aplicó en diciembre y otro en febrero. Entre ambos tramos, el aumento será de 66% y 67 % para la mayoría de los usuarios. En el caso de Metrogas, para el 55 % de los hogares el promedio de aumento alcanza a 56 %.

El gobierno busca este año imponer ese techo en paritarias sin siquiera incorporar la engañosa “cláusula gatillo”: con este tipo de acuerdos, mientras durante todos los meses se pierde frente a la inflación, hay un mes puntual -el que se aplica la “cláusula gatillo”- en que se recupera parcialmente el poder de compra. Luego el salario sigue perdiendo frente a la inflación.

Evitar poner cláusulas de este tipo probablemente esté vinculado a evitar escenarios como el actual con reclamos de "gatillar" en comercio, bancarios y estatales nacionales. Lo cual recalienta el comienzo del ciclo de paritarias.

El 15 % que propone el Gobierno está en línea con su meta de inflación (que fracasó tanto en 2016 como en 2017), pero no con la suba real de precios que esperan los analistas del establishment económico, cuyos pronósticos alcanzan hasta el 20 % para 2018.

La inflación estimada por Indec para el año 2017 fue de 24,8 %. Pero hay otros cálculos más altos: la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires estimó 26,1% y la CGT 27,1 %. Las paritarias quedaron por detrás: cerraron en promedio en 22,1 %.

El Gobierno pretende negociar hacia adelante y dar por olvidado lo que perdió el salario hacia atrás. La Izquierda Diario estimó cuánto debería reclamarse en paritarias considerando diversas estadísticas.

El salario no alcanza

La inflación acumulada desde diciembre de 2015 hasta octubre de 2017, según datos de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, fue de 70,1 %.

En el mismo período, el salario promedio de los trabajadores registrados (en “blanco”) del sector privado se incrementó 64,8 %, de acuerdo a información del Ministerio de Trabajo (más precisamente SIPA). Para recobrar en octubre del año pasado el poder de compra de diciembre de 2015, el salario tendría que haber tenido un ajuste al alza del 3 %.

Es necesario aclarar que este sector de trabajadores goza de paritarias al estar registrado, pero estos números no reflejan la realidad de la gran mayoría de los trabajadores en tanto dejan afuera al empleo público, a modalidades de contratos precarios de monotributistas y, fundamentalmente, a un tercio de la clase obrera que no está registrada (se encuentra en "negro").

Octubre de 2017 es el último mes para el cual hay datos oficiales de la evolución salarial del sector privado registrado. Y es, a su vez, el mejor mes en cuanto a salario real desde enero de 2016. Es decir, es prácticamente el mejor mes salarial de toda la gestión macrista. Aún así el poder de compra se encontraba 3 % por detrás del nivel de diciembre de 2015.

Esto se debe al impacto de las paritarias que empezaron a recuperar parcialmente (nunca al nivel de diciembre de 2015) el poder de compra del salario desde junio de 2017. Y justo en octubre de 2017, coincidente con la elección general de medio término, se alcanzó el nivel de salario real más alto.

Como se sabe, por especulación electoral el Gobierno decidió postergar los tarifazos para después de las elecciones. En diciembre se aceleró la inflación por la suba en los servicios públicos y el impacto de la escalada del dólar de las últimas semanas del año.

Cuando se conozcan las estadísticas oficiales de noviembre y diciembre, es muy probable que se verifique que el impacto de las paritarias se fue diluyendo y el salario real haya vuelto a retroceder.

Considerando este cuadro de situación, para recuperar en enero de este año el poder de compra de diciembre de 2015 y anticipar la inflación esperada en 2018, de mínima la discusión paritaria debería partir del reclamo de un aumento del 25 %.

Esta referencia es orientativa considerando el promedio de los salarios del sector privado. En cada rama económica los trabajadores deberán considerar las particularidades de la evolución salarial.

No sólo eso. El nivel que alcance la inflación del 2018 es toda una incógnita. El 20 % que estiman los analistas, como se sabe, puede fallar.

De conquistar con la lucha lo estimado como mínimo aquí arriba, las trabajadoras y trabajadores del sector privado recompondrían hacia adelante el poder de compra.

No obstante, según estimaciones, los empresarios se embolsaron (se ahorraron) en promedio $ 22.602 por cada empleado desde diciembre de 2015 hasta octubre de 2017.

Es la suma de lo que se perdió de consumo mes a mes frente a la inflación. Este monto debería ser parte de un reclamo de un bono que permita recuperar lo perdido. Pero la pérdida es de más largo plazo: desde 2012 el salario perdió frente a la inflación en los años pares y se recuperó en los impares en los que hay elecciones.

Estatales: entre los más afectados

Los empleados de la Administración Pública Nacional obtuvieron en diciembre de 2017 un salario que en términos de poder de compra era 9,5 % inferior al del mismo mes de 2015. En este sector, la paritaria debería partir de un reclamo de mínima del 30 %.

Para una categoría C0 del Sistema Nacional de Empleo Público (Sinep), el convenio más extensivo en el ámbito estatal, la pérdida monetaria del poder adquisitivo fue $ 25.543 desde que asumió Cambiemos.

No sólo eso. Las trabajadoras y trabajadores estatales tiene una pérdida del poder de compra de su salario que excede al Gobierno macrista: es 17,9 % inferior al estimado para 2012. Desde ese entonces vieron caer su salario real todos los años.

Defender el salario

Según una estimación realizada por los trabajadores nucleados en ATE Indec, en noviembre de 2017 un hogar necesitaba $ 25.884 para llegar a fin de mes (lo que llaman “canasta de consumos mínimos”).

Los últimos datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), correspondientes al tercer trimestre de 2017 (julio-septiembre), mostraban que el 90 % de la población asalariada, considerando la ocupación principal, percibía menos de $ 25.000.

Incluso, el 50 % tenía ingresos menores a $ 12.000. En esta mitad de asalariados es muy probable que se ubique la mayoría de los trabajadores no registrados.

Es claro que los aumentos salariales de octubre y noviembre no van a modificar esta estructura de ingresos.

Aun cuando se considera la suma de los ingresos totales de las familias (no los individuales de los asalariados), el 50 % percibía menos de $ 21.000. En el tramo siguiente, existía un 10 % de las familias con ingresos entre $ 21.000 y $ 26.000, por lo cual la mayoría de ellas tampoco alcanzaba los $ 25.884 de la “canasta de consumos mínimos”.

Para la clase obrera está planteado el reclamo por un salario mínimo que no sea menor a la canasta estimada por ATE Indec, la reapertura de las paritarias y la escala móvil de salarios en función de la inflación real.

El Gobierno ya está actuando para imponer el techo en paritarias mientras las cúpulas sindicales, que se borraron en la pelea contra la reforma previsional, siguen de vacaciones.

Es necesario pelear por un plan de lucha en defensa del salario, los puestos de trabajo y tirar abajo definitivamente la reforma laboral. Hay que promover la más amplia deliberación en el movimiento obrero para imponerlo frente a la inmovilidad de las cúpulas sindicales. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar