Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

La muerte de Nisman: operación política para no hablar de la desaparición de Santiago

Como si fuera una suerte de fantasma que recorre la escena política, el fiscal Nisman vuelve a aparece en el centro de la escena. Los que lo traen son los mismos que hacen todo lo posible por sacar de agenda la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

21 de septiembre

La Gendarmería, el Gobierno y los grandes medios de comunicación trabajan tiempo completo para instalar que “Nisman fue asesinado” y no se suicidó. Los “culpables” tienen que ser buscados en el anterior oficialismo.

Sin embargo, ya durante la gestión de Macri el año pasado, peritos comandados por la Corte Suprema declararon que no "había indicios de que fuera homicidio".

Ahora, a partir del pedido del fiscal federal Eduardo Taiano, la Gendarmería realizó un nuevo peritaje, a partir de la reconstrucción de la escena donde fue encontrado Nisman. En el mismo, según el informe, se habría determinado que fue un homicidio a manos de dos hombres que redujeron al fiscal fallecido, lo drogaron con ketamina (potente droga disociativa), le dispararon y luego limpiaron el lugar del hecho de evidencias.

Una de las extrañezas del caso reside en que el hidrocloruro de ketamina es una droga fácilmente detectable. Si se toma por cierta la afirmación que empezó a circular -por voceros del oficialismo- de que “a Nisman lo mataron servicios de inteligencia", cabe la pregunta de por qué no utilizaron una droga más difícil de detectar en un análisis forense.

El “nuevo informe” es el resultado de las pruebas realizadas de un baño artificial, que simula el baño original donde fue encontrado Nisman. El mismo fue construido para tal fin ya que el departamento donde vivía el ex fiscal, curiosamente, está alquilado.

Ayer el fiscal Taiano volvió a insistir ante el juez Julián Ercolini para que Gendarmería mantenga el baño reconstruido y se pueda volver a realizar la reconstrucción del hecho. Pero la medida quedó supeditada al análisis que los investigadores judiciales hagan del informe de una junta interdisciplinaria que Gendarmería Nacional presentará entre mañana y el lunes.

Haciendo política con la muerte

El caso de Nisman reaparece en medio de una coyuntura nacional particular: las elecciones generales de octubre y la crisis política a partir de la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

El macrismo, que hace de la polarización con el kirchnerismo su estrategia principal, intenta volver a entronar a Nisman como una suerte de “mártir” de la Justicia, asesinado por el anterior oficialismo por denunciar la corrupción y el encubrimiento kirchnerista.

La hipótesis de "homicidio" actual serviría a este propósito. Con el agregado de color de que el nuevo peritaje lo hizo la Gendarmería, la fuerza responsable de desaparecer a Santiago Maldonado.

En este marco, se realizaron variopintas declaraciones de funcionarios del Gobierno para acusar al kirchnerismo y a "organismos de derechos humanos" afines a esa fuerza. La acusación es completamente enrevesada y demuestra que hay una operación política en curso.

Según esta “hipótesis”, el kirchnerismo busca “politizar” el caso Maldonado y “desprestigiar” a la Gendarmería en función de desacreditar el nuevo peritaje en la causa Nisman. Así lo afirmó Elisa Carrió, que tampoco se privó de afirmar que al ex fiscal lo mató "el Gobierno de Cristina Kirchner".

Tampoco se quedó atrás Germán Garavano, el ministro de Justicia que, horas después de Carrió, salió a reforzar el nuevo “relato”. Las declaraciones del funcionario resultan insólitas, por decir algo mínimo. "Si Carrió lo afirmó, es porque debe tener elementos", dijo. Sorprendente.

Para el titular de la cartera de Justicia –y el Gobierno en general- lo que dice Carrió es palabra santa, aunque no se sostenga en nada. Pero las declaraciones de los testigos de la comunidad mapuche que afirman que a Santiago se lo llevó Gendarmería son siempre “incoherentes” o, directamente, “pistas falsas”.

Nisman y el kirchnerismo

Alberto Nisman, antes de denunciar por presunto encubrimiento a la expresidenta Cristina Fernández y Héctor Timerman entre otros, fue parte del armado kirchnerista para “investigar” la causa AMIA.

Nombrado por el mismo Néstor Kirchner al frente de la unidad de investigación, trabajo con Antonio “Jaime” Stiuso por años. Durante años, además, acompañó la línea oficial de acusar directamente a Irán del atentado hasta que el Gobierno nacional giró, acorde al giro norteamericano, hacia una política de más acercamiento con ese país.

El kirchnerismo “descubrió” que Nisman trabajaba con los servicios de Inteligencia de EE.UU. e Israel muy tardíamente. Recién en febrero de 2015 denunció a un funcionario que tenía más fotos en fiestas que resultados de la investigación. Como se ve, el uso político del fiscal no es una cuestión que haya inventando el actual oficialismo. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar