Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

La Iglesia "llamó a detectar los signos de vida y desalentar los de muerte"

Monseñor Oscar Ojea presidió este lunes la misa de apertura de la 115° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) en casa de ejercicios El Cenáculo (La Montonera) de Pilar, donde recordó a sus pares que están llamados a examinar ¨cuidadosamente los signos de este tiempo, detectando los signos de vida, acompañando la acción del Espíritu en la historia, y desalentando y desenmascarando los signos de muerte¨. Y llamó a orar por la paz en Medio Oriente.

17 de abril

El obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, invitó a reflexionar sobre el tema de la cultura del hombre y la mujer argentinos y la post modernidad, que abordarán durante la semana, a la luz del evangelio del día. “Nuestro pueblo, como aquella multitud que busca a Jesús, a veces sintoniza profundamente con su mensaje; otras veces, respirando una atmósfera cultural propia de esta sociedad de consumo hiperindividualista, no lo entiende o lo entiende poco o lo entiende mal”, graficó el presidente de la CEA.

“Nosotros debemos mirar detenidamente estos procesos para comprenderlos, en orden a dialogar de un modo más claro, sencillo y cordial -como enseñaba el beato Pablo VI en Ecclesiam suam- con la cultura del hombre y la mujer de hoy, de los jóvenes de hoy, y darnos un tiempo para este aprendizaje”, agregó.

En la homilía, el prelado animó a sus pares a “discernir en estos procesos con claridad una cultura de la vida que se debate con una cultura de la muerte, como lo enseñaba San Juan Pablo II” y recordó: “La preocupación por la vida no atañe sólo a su comienzo”.

“Es nuestro don fundamental y lo tenemos que resguardar siempre y en sus diversas manifestaciones. No podemos darnos la vida a nosotros mismos, pero en cambio estamos llamados a cuidarla. A cuidar nuestra vida y la de los demás”, subrayó.

El obispo sanisidrense advirtió que “ha comenzado a instalarse entre los argentinos una fuerte violencia verbal que se canaliza principalmente en las redes sociales y en algunos medios de comunicación. Reina un espíritu de sospecha de unos hacia otros y se recurre continuamente a la descalificación”.

“El papa (Francisco) insiste mucho en la gravedad de la difamación y la calumnia. Calumniar a una persona es un modo de matarla, matando su honor. De este modo se mata la confianza que otra persona puede tener en él o en ella. Se mata la caridad, que es el vínculo de los cristianos y se mata la paz y la alegría, creando en la sociedad un clima de discordia y de violencia”, sostuvo.

Por último, monseñor Ojea manifestó que “en estos momentos dramáticos que viven una vez más nuestros hermanos de Medio Oriente queremos poner también en el corazón de nuestra Madre nuestra oración por la paz y por un profundo cambio en el corazón de los que tomas las decisiones que conducen a la guerra”./aica.org

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar