Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

La CGT descartó el paro: la tregua sindical fortalece la dureza empresarial

“Señor presidente, tiene usted nuestro más amplio respaldo y credibilidad”. Con esas palabras, dirigidas a Mauricio Macri y aplaudidas con entusiasmo por más de 500 empresarios, Adrián Werthein, presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, se expresaba en el lujoso Hotel Alvear durante el almuerzo anual de la entidad.

21 de octubre de 2016| Fernando Scolnik |

Los comensales que seguían su discurso habían pagado previamente $ 2300 por el menú de láminas de salmón marinado, alcaparrones, huevos de codorniz, lomo con salsa de vino Malbec con terrina de papas y duxelle de hongos, así como un fino postre de chocolate.

Lo escuchaban, entre otros, el propio Mauricio Macri, así como los ministros Rogelio Frigerio y Francisco Cabrera, junto a los hombres de negocios.

Por su parte, Noah Mamet, embajador de Estados Unidos en Argentina, felicitaba a la entidad por celebrar su 75º aniversario con un “invitado de lujo” como el presidente argentino.

Werthein recordó especialmente en su discurso el encuentro entre Macri y el Papa Francisco, por el espíritu de diálogo y de consenso.

“Diálogo y consenso” no son abstracciones. Tanta celebración obedecía no sólo a los grandes beneficios que el macrismo generó para los empresarios en estos meses de gobierno, sino también, en buena medida, a los acuerdos alcanzados con la CGT en las últimas semanas, que permiten que el gobierno y los empresarios terminen el año realizando el ajuste económico sin mayor conflictividad. Gobierno nacional, provinciales, partidos de oposición en el Congreso, burocracia sindical, Iglesia y fuerzas de seguridad, son los principales “dadores de gobernabilidad” para que el macrismo lleve adelante su plan contra el pueblo trabajador.

Ayer mismo, uno de los triunviros de la central obrera, Héctor Daer, afirmó que “este acuerdo disipa totalmente la posibilidad de un paro este año”, en referencia a lo acordado respecto del bono de fin de año.

Dicho de otro modo, la CGT ratificó que a pesar del 32,2 % de pobreza, la inflación anual pronosticada de 40,1 %, la desocupación del 9,3 % y los más de 170.000 despidos desde que asumió Macri, no habrá paro nacional.

Tanta tregua de la CGT, frente a semejante panorama social, ameritó ayer un buen brindis empresarial. Ganancias garantizadas y proa hacia una nueva etapa de ataque contra los trabajadores, cuyo eje será la productividad. Mayores ritmos de trabajo, accidentes y enfermedades laborales, en el horizonte de lo que tendrán que enfrentar los trabajadores.

Tregua sindical, ofensiva patronal

La decisión de la CGT de no llamar al paro llenó de confianza al gobierno y a los empresarios para continuar el plan de ajuste.

Ayer mismo, el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, advirtió que "de ninguna manera" el Gobierno contempla la posibilidad de impulsar "una ley o un decreto" contra los despidos que garantice la estabilidad laboral para los próximos tres meses, como plantea la CGT.

Tampoco se quedó atrás la Unión Industrial Argentina. Por medio de José Urtubey, la entidad empresarial salió a decir que el pago de un bono de fin de año para empleados privados dependerá de cada sector, porque cada empresa tiene una realidad distinta. Anticipó de este modo que muchas empresas no pagarán el bono del cual se habla: el “acuerdo” establecido por la CGT es solo papel mojado.

Así lo anunciaron ayer por ejemplo empresarios textiles, que afirmaron que desde el sector no darán el bono a sus empleados. Por otro lado, Armando Cavallieri, dirigente del sindicato de Comercio, fue uno de los primeros en bajarse del bono: ayer cerró la paritaria del sector resignando este ítem: “no es cuestión de parar por parar si se abre un diálogo”, sentenció el jefe del sindicato. Ni hablar de los empleados estatales, para quienes ni siquiera hubo anuncios concretos respecto de esta compensación de fin de año.

Es decir que la CGT no cumplirá siquiera con conseguir un modestísimo bono de $ 2000 para todos los trabajadores. Vale recordar que según los cálculos de La Izquierda Diario, tan solo para compensar la inflación acumulada en el último año, el monto del bono debería ser 5 o 6 veces superior a lo acordado por la central sindical.

Por si fuera poco, envalentonado por la tregua, el gobierno salió a anticipar que las paritarias de 2017 querrá llevarlas adelante con la inflación del año que viene. Dicho en otras palabras: borrón y cuenta nueva, y que los trabajadores no quieran recuperar lo perdido este año, cuando la inflación le ganó al salario. Buscan consolidar la tajada sacada por los empresarios durante este año de ajuste.

Desde las dos CTA salieron a rechazar los acuerdos de la CGT y anunciaron para el próximo 4 de noviembre una “jornada de lucha”. Las dos centrales vienen realizando a lo largo del año este tipo de movilizaciones que carecen de la fuerza necesaria para enfrentar el ajuste, y bajo un programa de conciliación con los empresarios nacionales y al servicio del retorno del peronismo, como en la Marcha Federal.

Frente a este panorama, desde el Frente de Izquierda convocan a un gran acto este 19 de noviembre en el estadio abierto de Atlanta, en el camino de recuperar los sindicatos para la lucha y construir una alternativa política independiente de los capitalistas, con la fuerza de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar