Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Ganancias: continúa la pesada carga sobre los salarios de los trabajadores

A fin de año Cambiemos logró aprobar los cambios en el impuesto a las Ganancias. Los trabajadores esperaban una mejora en sus sueldos, pero para no todos los casos llegaron las buenas noticias.

11 de mayo| Mónica Arancibia |

El Gobierno Nacional, después de semanas de discusiones con la oposición, obtuvo luz verde para aprobar las modificaciones en el impuesto a las Ganancias de Cuarta Categoría, que afecta a los salarios.

Así, la nueva norma subió el Mínimo no imponible un 22,8 %, entonces a partir de 2017 comenzaron a pagar Ganancias los trabajadores que superen los siguientes ingresos mensuales netos: Empleados solteros, $ 23.185; Casados, $ 26.912; Casados con dos hijos, $ 30.671.

De acuerdo a los últimos datos oficiales 1,7 millones de personas pagaban el impuesto, entre trabajadores en relación de dependencia y autónomos. Según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), con la modificación de Ganancias y los incrementos de paritarias la cantidad de trabajadores alcanzados quedaría igual o podría disminuirse.

Por una medida excepcional el viernes 21 de abril terminó el plazo para que los trabajadores declaren deducciones correspondientes al período 2016. Con la nueva información los empleadores modificaron las liquidaciones. Aquellos que pudieron deducir gastos, estos se restaron de la base imponible y redujeron lo que se descuenta del impuesto a las Ganancias. Pero hubo casos, donde lo descontado por Ganancias aumentó.

Se trata de los cambios que hubo en las deducciones y por los cuales la Afip canceló automáticamente aquellas declaraciones que no cumplían con los requisitos. Un mayor control del organismo provocó que los descuentos por Ganancias fueran superiores a lo esperado.

En 2016, se publicó en el Boletín Oficial el decreto 394, que modificó las deducciones personales para el cálculo del Impuesto a las Ganancias. Entre varios cambios, para las deducciones de cargas familiares de padres, abuelos, y suegros, sus ingresos no podrían ser superiores a $ 42.318 anuales. Es decir, que la Afip dio de baja a aquellos que tenían declarado a familiares que tuviesen un empleo en blanco, aunque sólo perciban el salario mínimo vital y móvil, o que estén jubilados porque la jubilación mínima ya supera este monto.

La Afip también informó a los contribuyentes que en 2015 tenían más de un trabajo y no fue declarado. El organismo le está reclamando una deuda impositiva a aquellos que les descontaron Ganancias por un empleo, pero no declararon los otros puestos.

Por la ley 27.346, a partir de enero de 2017, las deducciones personales aumentaron un 22 %, pero se eliminaron las deducciones por padres, suegros y hermanos. Sólo se puede deducir cónyuge y por cada hijo e hijastro menor de 18 años (antes era hasta 24 años). Se puede deducir a la esposa o el esposo (no se reconoce conviviente) si percibe ingresos menores a $ 51.967 anuales, es decir $ 4.330 por mes.

Especialistas advierten que la suba de deducciones no es suficiente ya que la inflación calculada para este año será superior al 20 %.

Otro aspecto de la reforma del impuesto fue el mecanismo de "actualización automática". Los valores de las deducciones, así como lo establecido en las escalas, se modificarán anualmente, a partir del año fiscal 2018, inclusive, en base a la evolución del índice de salarios oficial RIPTE (remuneración imponible promedio de los trabajadores estables). Este mecanismo establecido por ley elimina la necesidad de presentar todos los años actualizaciones en el Congreso para su aprobación.

¿Qué pasa con las horas extras?

Los cambios en Ganancias a fin de año modificaron el tratamiento de las horas extras para la liquidación de los sueldos de los trabajadores a partir de enero de 2017.

Por un lado, se estableció una exención parcial en el cobro de horas extras. No pagará Ganancias la diferencia entre el monto bruto de las horas extras percibidas por tareas realizadas en días feriados, no laborables, inhábiles y durante los fines de semana o de descanso semanal, respecto del monto bruto que pertenece a las horas normales realizadas en tales días; permaneciendo gravado el valor base. Por ejemplo, si por una hora de trabajo durante la jornada laboral se paga $ 100, este valor está alcanzado por Ganancias. En el caso de realizar una hora extra en día hábil, se recibe $ 150 (se paga al 50 %), también está gravado por el impuesto. Si la hora extra, se trabaja en día feriado o fin de semana se paga al 100 %, es decir $ 200. En este caso, $ 100 está gravado, y $ 100 queda exento de Ganancias.

La otra modificación es que las sumas percibidas en concepto de horas extras (sin incluir la exención anterior) no se considerarán para variar en el tramo de la escala del artículo 90 que resulte aplicable.

Según estimaciones del especialista Daniel Lejtman, de Lisicki, Litvin y Asociados publicado por el diario Clarín, para un sueldo medio, y según la cantidad de horas extras realizadas, puede representar pagar de $ 100 a $ 250 mensuales menos de Ganancias.

Lejtman calculó que quienes realicen 18 horas extras en días “hábiles” al mes, sobre una base de 192 horas ordinarias de trabajo, en un sueldo mensual de $ 25.000 netos, significa una disminución en el Impuesto a las Ganancias de $ 1.860 anuales, es decir, $ 155 por mes, para el caso de un trabajador soltero. Para el caso de un trabajador casado con dos hijos, con el mismo salario y que realice las misma cantidad de horas extras no debería pagar Ganancias por efecto de los incrementos de los mínimos no imponibles y el ajuste en la escala.

El salario no es ganancia

Es difícil estimar la mejora de bolsillo, que implican los cambios en Ganancias, cuando el salario real se sigue deteriorando producto de la inflación y se mantienen los techos a las paritarias por parte del Gobierno.

Macri y Massa prometieron durante la campaña electoral eliminar el impuesto al salario. En tanto, Scioli sólo proponía reducir la presión del Impuesto a las Ganancias sobre los trabajadores en relación de dependencia. Es que ser gobierno por tantos años manteniendo ese impuesto era poco creíble proponer su quita.

Sin embargo, las promesas electorales se disiparon y tanto Cambiemos como la oposición, así como lo hicieron con otras leyes de ajuste (pago a los buitres, presupuesto, etc.) votaron los cambios en Ganancias, olvidando cualquier propuesta de eliminación del impuesto. En el Senado, sólo catorce senadores kirchneristas de un total de 42 que integran el bloque PJ-FPV, rechazó apoyar el proyecto.

Mientras a las mineras, al campo y a la industria se le quitaron o redujeron las retenciones a las exportaciones, los trabajadores deben seguir pagando Ganancias, que tras la reforma seguirán tributando 1,4 millones.

Hay que destacar que una parte importante de la recaudación se concentra sobre los ingresos de trabajadores, mientras los empresarios cuentan con variedad de artilugios para disminuir lo que pagan de impuesto. Esto desnuda un sistema fuertemente regresivo.

El salario no es Ganancia, y todos los trabajadores bajo convenio no deberían pagar el impuesto. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar