Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

En las manos del Fondo: se aprobó el préstamo stand by por USD 50.000 millones

El organismo presidido por Christine Lagarde aprobó en la tarde de ayer el Acuerdo Stand By otorgado al país por un total de USD 50.000 millones, y el “visto bueno” para el desembolso inmediato de los USD 15.000 millones correspondientes a la primera entrega.

21 de junio| Guadalupe Bravo |

La crisis económica y política que atraviesa el país se ha mostrado con sobresaltos y anuncios diarios, al menos en las últimas semanas alcanzando tres crisis cambiarias y la remoción de tres ministros del equipo económico.

Este miércoles feriado no fue la excepción, primero llegó la esperada aprobación por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) del Acuerdo Stand By; y luego el otorgamiento de la calificación de mercado emergente por el Morgan Stanley Capital Internacional (MSCI).

Ayer a través de un extenso comunicado de prensa del FMI, llegó la aprobación oficial del préstamo Stan By para Argentina. Días atrás se había dado a conocer el acuerdo técnico que confirmaba el Acuerdo Stand By de tres años por USD 50.000 millones (equivalente a DEG 35.379 millones, o alrededor de 1.110% de la cuota de Argentina en el FMI).

“La decisión del Directorio permite a las autoridades realizar una compra inmediata de USD 15.000 millones (equivalentes a DEG 10.614 millones, o 333% de la cuota de Argentina). La mitad de ese monto (USD 7.500 millones) se destinará al respaldo presupuestario. El monto restante del respaldo financiero del FMI (USD 35.000 millones) estará disponible a lo largo de la duración del acuerdo, supeditado a exámenes trimestrales a cargo del Directorio Ejecutivo. Las autoridades han anunciado la intención de girar contra el primer tramo del acuerdo, pero posteriormente tratarán el resto del acuerdo con carácter precautorio”, sostenía el comunicado.

El monto aprobado por el Acuerdo Stand By, en este caso el primer tramo de USD 15.000 millones será depositado en una cuenta de la Argentina en el Banco de Basilea (Suiza), que es considerado el Banco central de los Bancos Centrales y a través del cual el FMI realiza las transferencias de los préstamos. Una mitad de ese monto probablemente quedará en Basilea como parte de las reservas internacionales del país según declaraciones de fuentes al diario Clarín. Mientras que los restantes USD 7.500 millones son los que ingresarán al Tesoro, y serán los montos que utilizará el presidente del BCRA, Luis Caputo para subastar al cierre de cada jornada cambiaria “vigilando” el tipo cambio y según las necesidades fiscales.

El respaldo de Lagarde, mención aparte para la salida de Sturzenegger

Ayer la presienta del FMI, Christine Lagarde, habló en conferencia de prensa reiterando su apoyo al proceso de cambio y medidas económicas adoptadas en los últimos dos años y medio. Respecto al acuerdo (y sus condicionamientos) con el FMI para frenar las corridas cambiarias, Lagarde señaló que: “Las políticas que pretenden aplicar las autoridades buscan abordar vulnerabilidades de larga data, lograr que la deuda siga siendo sostenible, recortar la inflación y promover el crecimiento y la creación de empleo, reduciendo al mismo tiempo la pobreza. En vista de los profundos déficits fiscales de los últimos años, el programa económico del Gobierno está anclado en el objetivo de lograr un equilibrio primario del gobierno federal para 2020.”

Y agregó: “El Gobierno argentino ha demostrado su firme identificación con el programa, elaborado a la medida de la situación que enfrenta el pueblo argentino. Existen riesgos evidentes en torno al programa, pero la implementación decidida de los planes de política le permitirá al país aprovechar de lleno su potencial económico y lograr que todos los argentinos gocen de la prosperidad nacional en el futuro”.

Un punto obligado en su declaración fue la mención la eyección de Federico Sturzenegger de la presidencia del Banco Central la semana pasada, quien además había sido uno de los firmantes del programa económico acordado técnicamente con el fondo.

Al respecto Lagarde sostuvo: "Cuando este tipo de situaciones ocurren, lo que desde el FMI necesitamos hacer es asegurarnos de que lo que se negoció antes tiene el apoyo de quien es la nueva cabeza o los nuevos funcionarios a cargo, y eso es algo que hemos comprobado", afirmó la directora gerente del Fondo en un nuevo guiño al hombre lobo criollo de Wall Street, Luis Caputo.

Para no desentonar, en el día de ayer Caputo emitió polémicas declaraciones donde sostuvo que sobre la situación actual que: "En el corto plazo estas cosas tienen costo, pero yo creo que de mediano y largo plazo no hay mal que por bien no venga, es lo mejor que nos pudo haber pasado, esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario y esto da mucho mayor certidumbre particularmente con el financiamiento, porque dependemos del financiamiento externo.”

Los cuatro pilares del Acuerdo, salidos de una ficción

Según el comunicado del organismo, el plan económico respaldado por el FMI busca “fortalecer” la economía argentina centrándose en cuatro pilares clave que parecen salidos de una ficción si se contrastan con la realidad actual:

“Restablecer la confianza del mercado. El gobierno se ha comprometido con un programa económico claro que reduce las necesidades de financiamiento federal y encauza la deuda pública por una trayectoria descendente firme.”

Pero la realidad económica argentina es compleja y la tarea de desactivar la “bomba” de las Lebacs encomendada a Caputo se ha traducido en trasladar el costo de la bicicleta financiera a deuda el Tesoro a través de la colocación de letes. Pero esto es sólo un ejemplo que contradice la tendencia descendente de la deuda publica que menciona el FMI.

“Proteger los segmentos más vulnerables de la sociedad. Se tomarán medidas para reforzar la red de protección social, entre otras cosas reestructurando programas de asistencia, entre otros.”

No alcanza con buenas intenciones, y las experiencias de las últimas intervenciones de FMI no generan más que incendios como en Jordania presionados para aplicar contrarreformas, o desde 2008 en Grecia. Los planes de austeridad que pretenden aplicar en nuestro país para alcanzar un déficit primario de 1,3 % en 2019, con una devaluación de más del 60 % este año, una inflación que no será menor al 30 % y la probable suba de la desocupación por la recesión económica no hacen más que recaer con más fuerza sobre los sectores más postergados de la economía.

“Afianzar la credibilidad del marco de fijación de metas de inflación del banco central. El gobierno se ha comprometido a brindar al banco central la independencia y autonomía institucional y operacional necesarias para alcanzar efectivamente los objetivos de inflación.”

Este pilar es muy poco creíble, ya que entre el acuerdo técnico y la aprobación oficial del Stand By, el Gobierno desplazó a Federico Sturzenegger del Banco Central, hablando de independencia… Además, el fracaso de Sturzenegger, quien dejó como legado la bomba de Lebacs, también mostró la bajísima credibilidad de las metas de inflación.

“Reducir progresivamente las tensiones en la balanza de pagos. Esto implicaría reconstituir las reservas internacionales y mitigar la vulnerabilidad de Argentina a presiones sobre la cuenta de capital.”

“El préstamo con el Fondo no es más deuda”

El Superministro Nicolás Dujovne sostuvo ayer en un programa televisivo que no hay chances de que el acuerdo con el FMI no se cumpla. También adelantándose a una nueva pelea parlamentaria que vendrá con la aprobación de la Ley de Presupuesto 2019- con proyecciones hechas a medida del fondo- pidió a la oposición que sea “responsable”, es decir que voté el ajuste digitado por el FMI.

Su aparición fue para remarcar el compromiso asumido con el fondo, y la consecuente atadura del plan económico, con revisiones trimestrales por los próximos tres años, al menos.

“Argentina no necesita ir a los mercados internacionales para financiarse mientras dure el crédito, ya no dependemos del financiamiento de los mercados internacionales”, fueron otras de las frases del Superministro.

Los USD 50.000 millones otorgados en cuotas por el FMI en el plazo de tres años, que contradiciendo a Dujovne son nueva deuda, que el Gobierno de los Ceos se comprometió a pagar con creces y recortes fiscales. Mientras los cuantiosos intereses son para ellos, los representantes del capitalismo financiero global, los recortes fiscales, del gasto son para los trabajadores. Por eso es preciso rechazar el acuerdo con el FMI, contra un nuevo saqueo, no paguemos la deuda. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar