Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

El Gobierno puso más plata en subsidios de ATP para grandes empresas que para pymes chicas

Si bien los datos siguen siendo secretos, el Gobierno difundió a través de la agencia Télam un informe en el que intenta mostrarse solidario con los pequeños comerciantes. Pero los números son los números.

23 de mayo

En el contexto del escándalo desatado por el pago de los sueldos de grandes corporaciones, incluyendo a varios de sus CEO, la agencia oficial Télam publicó un artículo que intenta amortiguar sus efectos negativos en la imagen del Gobierno.

Basado en un informe (al que tuvo acceso a través de una fuente anónima del Gobierno, según señala la propia agencia) se presentan datos tendientes a ocultar el bochorno que representó la transferencia de ingresos a los sectores más concentrados, a través del Programa de Asistencia en Emergencia para el Trabajo y la Producciónb (ATP).

En la nota publicada por la agencia oficial de noticias se pone énfasis en cifras que intentan dar una mayor imagen de progresividad en la implementación de los ATP a las empresas que lo solicitaron.

Allí se resalta que casi el 94 % de las empresas auxiliadas tienen solo hasta 25 empleados, que el 5,4 % cuenta con una plantilla de entre 25 y 100 empleados, y que sólo el 0,1 de las firmas poseen más de 800 trabajadores.

De esta manera pareciera ser mínimo el lugar ocupado por las grandes empresas dentro de la asistencia total brindada por el Estado a las empresas beneficiarias. Pero veámoslo desde una mirada omitida por el cable de Télam.

Como se sabe, los ATP consisten en el pago parcial de los sueldos al sector privado, de aquellas empresas que los soliciten y cumplan ciertas condiciones. Por lo tanto poner la mirada en las proporciones de las empresas beneficiarias según su tamaño y no a partir de la cantidad de salarios asistidos y montos reales transferidos, no hace más que dar una imagen engañosa.
Por ejemplo una gran empresa puede tener mil empleados, mientras que son necesarias 40 empresas chicas (de 25 empleados, por ejemplo) para llegar a la misma cantidad de asalariados. Por lo cual al poner el eje en la proporción de empresas beneficiarias de los ATP según sus ’tamaños’, como hace el artículo, y no en la proporción de salarios que le son cubiertos por el ATP a determinadas empresas dentro del total de salarios asistidos, se da una imagen distorsionada de la distribución de ingresos real entre las empresas beneficiarias del programa.

En ese sentido, el informe (oficial y de fuente anónima) destaca que tan sólo el 0,1 % de las empresas que reciben el ATP son firmas con más de 800 empleados. Pero omite señalar con los mismos datos, que casi el 40 % de los salarios totales asistidos corresponde a los empleados de grandes empresas y corporaciones (esto es de 100 a 800 empleados y de más de 800 empleados). Categorías entre las que se encuentran los grandes grupos y multinacionales como Clarín, Techint, Ledesma, Volkswagen y Mercedes-Benz, entre otras.

Es decir que ese 94 % que destaca el artículo, correspondiente a las empresas chicas (hasta 25 empleados) dentro del total de beneficiarias, representa un porcentaje de trabajadores (y por lo tanto de salarios asistidos) similar al de las empresas de más de 100 y más de 800 empleados. Las primeras engloban a 39,6% de trabajadores registrados en el programa, mientras las segundas un 37,1%.

A su vez, el porcentaje del monto total destinado al programa ATP representa en el caso de empresas de más de 100 empleados un 42,7%, mientras que las empresas de menos 25 empleados se llevan menos dinero en total, solo un 34,8 %.

En resumen, el ATP está implicando una gran transferencia de ingresos a sectores concentrados de la economía que lejos están de necesitar una "ayuda". En los últimos años facturaron entre cientos y miles de millones de pesos, blanquearon y fugaron capitales; además de contar con cuentas en paraísos fiscales.

Es llamativo también lo que dice el gobierno en el informe. En él se señala que "no existe discriminación entre empresas grandes y chicas"(Sic). Y para sustentar esa idea señalan que: "no podemos especular si les cayó o no la actividad, y tenemos que actuar homogéneamente por haberles impedido producir".

Es curioso que desde el estado se llame "especular" a la actividad de diferenciar entre empresas que vieron caer su actividad y aquellas que no. Ni siquiera discriminar a aquellas que se vieron beneficiadas en este contexto de crisis desatado por la pandemia, aumentando sus ganancias. Y ésto es de destacar cuando al tratar el otorgamiento del IFE, éste le fue negado a 4 millones de personas que lo solicitaron al verse afectadas por los efectos de la pandemia. Aquí desde el gobierno no se mostró inconveniente en "especular" con las diferentes (malas) situaciones de los solicitantes.

A fin de cuentas, a pesar de algunas maniobras con datos hechas desde el oficialismo, lo que se sigue mostrando es que las medidas tomadas por el gobierno desde el inicio de la pandemia apuntan en primera instancia a garantizar las ganancias y negocios de los hombres más ricos del país. Ésto mientras continúa sin respuesta el reclamo de millones de trabajadores precarizados y despedidos durante la crisis, junto con el ajuste a los jubilados anunciado recientemente, el magro monto en que consiste el IFE, o el silencio alrededor del prometido impuesto a las grandes fortunas. (LID) Por Osvaldo Milli

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar