Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

¿Cuánto perdió el salario y cuál debería ser el monto del bono de fin de año?

Las estimaciones de LID por sector de actividad y para los jubilados.

27 de octubre de 2016| Pablo Anino |

Los trabajadores del sector privado registrado deberían recibir en promedio $ 11.361 como bono de fin de año para compensar la pérdida del poder de compra del salario frente a la inflación de 2016. Este cálculo comprende a 6.572.701 empleados en “blanco”.

Los datos surgen de una estimación realizada por La Izquierda Diario que actualiza y amplía los cálculos realizados semanas atrás.

En la industria manufacturera, que con 1.276.830 puestos de trabajo es el sector que mayor empleo demanda, el bono debería ser en promedio de $ 15.960, para compensar una caída del poder de compra del salario que llegaría a 4,7 % en diciembre de este año. Para este sector, el retroceso del salario real fue de 10,9 % en el primer semestre, pero esa pérdida se iría achicando hasta alcanzar el mencionado 4,7 %. Esto se cumpliría suponiendo válidos los pronósticos de Alfonso de Prat Gay sobre la evolución de salarios e inflación hacia diciembre, que como se sabe no son de confiar.

Otro sector que demanda una gran cantidad de empleo es el de comercio y reparaciones con 1.198.635 puestos de trabajo registrados. Para estos empleados, el bono tendría que ser de $ 10.784, pero la conducción sindical pactó que no habrá compensación de fin de año luego de acordar un segundo tramo paritario de 19 % (12% a partir de octubre y 7% más en enero de 2017) que se suma al 20 % vigente entre abril y septiembre. Como en todas las paritarias, el aumento en cuotas diluye el porcentaje final que termina siendo más moderado que el anunciado.

A continuación se detallan los resultados de las estimaciones realizadas para el resto de los sectores de la economía.

Como se puede observar, en ningún caso los aumentos de salarios se ubicarán por encima del 40 %, que es de mínima la inflación estimada para este año. Es más, el promedio de aumento para los 6.572.701 trabajadores del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) se ubicará en 35,5 %, implicando una caída de 3,2 % del salario real hacia fin de año (-9,5 % en el primer semestre).

En general, los bonos de menor valor están vinculados a los salarios más bajos. Es lo que ocurre con los empleados del sector de actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler cuyo bono de fin de año está estimado en $ 7.507 para los 898.192 trabajadores registrados en este segmento.

Algo similar ocurre con los 291.082 empleados de hoteles y restaurantes para quienes el bono fue calculado en $ 7.509. Esta rama paga los salarios más bajos de los exhibidos en el cuadro llegando a $10.602 en diciembre, con una pérdida de 3,5 % en su poder de compra.

En el extremo opuesto, a los salarios más altos que perciben los trabajadores de minas y canteras, que en promedio llegarían a $ 48.746 en el último mes del año, corresponden bonos de fin de año más elevados: $ 69.721. Es claro, que esos salarios se vinculan con condiciones laborales muy desfavorables, en muchos casos de aislamiento en relación a los centros urbanos.

Para los estatales del convenio Sistema Nacional de Empleo Público (SINEP), el incremento llegará a 34,1 %, con una pérdida del poder de compra del salario de 4,2 % para diciembre del corriente año. La pérdida del salario real en el primer semestre fue de -15,1 %. Ese retroceso tan significativo se debe a que en paritarias se acordaron aumentos a partir de junio mientras el proceso inflacionario fue muy agudo durante los primeros meses del año cuando el salario permaneció sin variaciones. En este caso, el bono para una categoría C0 debería ser $ 10.642 para compensar la pérdida frente a la inflación sufrida durante el año.

A todas luces, en todos los segmentos laborales se observa que el valor de $ 2.000 para el bono establecido como referencia por el acuerdo entre el Gobierno, las patronales y la cúpula de la CGT es totalmente insuficiente. Ni que decir que el cumplimiento de esa referencia es ampliamente incierto para una gran mayoría de trabajadores.

Los más perjudicados con la evolución relativa entre inflación y haberes son los 4.651.393 jubilados y pensionados que cobran la mínima o menos. El aumento del haber mínimo acumulará en el año un 29,4 %, llegando la pérdida del poder de compra a 7,6 % hacia diciembre. En el caso de los adultos mayores que cobran la mínima, el bono debería ser de $ 4.402. No obstante, gobierno y la dirigencia de la CGT acordaron pagar unos míseros $ 1.000.

Todos los cálculos del bono de fin de año están realizados para saber cuál es el monto que compensaría la pérdida salarial o de haberes jubilatorios mínimos durante el año, pero de ningún modo permitiría recomponer el poder de compra del salario que hacia el mes de enero de 2017 quedaría nuevamente desfasado.

Más aún, hay que destacar que todos estos valores se dan mientras la enorme mayoría de los trabajadores no alcanza los valores de la canasta familiar, que en el mes de septiembre para la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires alcanzó a $ 20.767,05 por hogar.

Metodología:

En cuanto a las remuneraciones, se utilizaron series de empleo registrado privado por grandes ramas de actividad provenientes del SIPA hasta el mes de junio (último disponible), el salario para una categoría C0 del SINEP de la Administración Pública Nacional y la evolución del haber mínimo jubilatorio.

Para completar los datos de la evolución de las remuneraciones del empleo privado después de junio se consideró como verdadero el supuesto del ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso de Prat Gay, quien señaló que los salarios crecerán a un ritmo mensual de 2,5 % hasta fin de año.

En cuanto a la inflación, se utilizó la información publicada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hasta el mes de septiembre. Para octubre se supone una inflación de 2,5 % mensual, considerando válido el consenso que pronostica esa suba en función de la aplicación de los tarifazos en gas durante este mes. Para noviembre y diciembre se consideró verdadero el pronóstico de Prat Gay, según el cual la inflación crecería al 1,5 % mensual hasta fin de año.

Es necesario destacar que los trabajadores que aportan a cajas jubilatorias no integradas al SIPA no están comprendidos en los cálculos. Lo mismo ocurre con los empleados estatales municipales, provinciales o nacionales que no están en el convenio SINEP. No obstante, presentamos una muestra que abarca a más del 50 % de los asalariados registrados (en “blanco”).

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar