Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Cambio climático: el G20 es responsable del 75 % de las emisiones globales de CO2

Según la información brindada por la plataforma Climate Watch, los actuales países miembros del G20 son responsables del 75 % de las emisiones globales de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero vinculado al cambio climático. Los datos señalan que hasta 2014 los miembros permanentes emitían anualmente a la atmósfera casi 33 gigatoneladas de dióxido de carbono, de las cuales 25 representaban el consumo energético. El sobrante se repartía entre la agricultura, la industria y los desperdicios.

30 de noviembre| Roberto Andrés |

El principal emisor sigue siendo China, que pasó drásticamente de las 2,8 Gt en 1990 a las 12 Gt en 2014, representando el 26,83 % de las emisiones globales. Le sigue Estados Unidos con el 14,36 % (pasó de las 5,2 Gt en 1990 a las 6,3 Gt en 2014), India (6,65 %), Rusia (5,03 %), Japón (3,09 %), Brasil (2,33 %), Alemania (1,89 %), Indonesia (1,70 %), Canadá (1,69 %), México (1,68 %), Corea del Sur (1,54 %), Australia (1,33 %), Arabia Saudita (1,25 %), Sudáfrica (1,17 %), Reino Unido (1,13 %), Turquía (0,93 %), Italia (0,85 %), Francia (0,76 %) y Argentina (0,76).

Si bien los países del G20 representan el 66 % de la población mundial y el 85 % del PBI, detrás de los números de CO2 se encuentran las multinacionales más contaminantes del mundo. En 2017 un informe titulado The Carbon Majors y elaborado conjuntamente entre el centro de estudios CDP del Reino Unido y el Climate Accountability Institute de Estados Unidos, señalaba cómo solo un centenar de empresas han sido las responsables de más del 70 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero desde 1988 -el año en que se estableció el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

La norteamericana Exxon ocupa el quinto lugar en el ranking con el 2.0 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que la holandesa Shell ocupa el puesto número nueve con el 1.7 %. Por su parte, la británica BP se queda con el décimo lugar (1.5 %), mientras que la norteamericana Chevron se queda con el puesto número doce (1.3 %). El primer lugar se lo lleva China (Coal) con la brutal cifra del 14.3 % y el segundo la Saudi Arabian Oil Company (Aramco) con el 4.5 %.

El pasado 8 de octubre los especialistas del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) publicaron un nuevo informe en el que buscaban advertir que se agotaba el tiempo para reducir el tendiente aumento de la temperatura promedio global de la Tierra. “Para limitar el calentamiento global a 1,5 °C se necesitarían cambios de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”, afirmaban. “Sería necesario que las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45 % respecto de los niveles de 2010, y siguieran disminuyendo hasta alcanzar el “cero neto” aproximadamente en 2050”.

En sintonía, este viernes 23 de noviembre más de 300 científicos de Estados Unidos publicaron el informe de la Cuarta evaluación nacional del clima, en donde afirmaban que el impacto del calentamiento global podría provocar que la economía de ese país se contrajera casi un 10 % (representando el doble de las pérdidas registradas durante la crisis de la década de 1930). “El cambio climático causará pérdidas crecientes para la infraestructura y las propiedades estadounidenses y lastrará la tasa de crecimiento económico durante este siglo”, advirtieron. Los efectos podrían extenderse al comercio internacional.

Sin embargo, la aparición de líderes ultraderechistas como Donald Trump en Estados Unidos y Jair Bolsonaro en Brasil se corresponden con un resurgir del negacionismo climático, una cobertura ideológica que busca desacreditar los grandes avances científicos en materia ambiental y defender los intereses de las grandes corporaciones responsables del daño en curso.

Ante la publicación del informe norteamericano, Donald Trump volvió a descalificar el trabajo de los científicos negando sus conclusiones. Ya en junio de 2017 había anunciado que Estados Unidos abandonaría el Acuerdo de París, el pacto global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El anuncio lo hizo el mismo año que fue el segundo más caluroso de la historia y que marcó récord en emisiones globales de carbono a pesar del crecimiento de las energías renovables.

En la misma sintonía, Jair Bolsonaro insiste con que Brasil debe abandonar el Acuerdo de París, ya que jaquea la posibilidad de desarrollar el agronegocio sobre el Amazonas. Su canciller considera que el cambio climático es un “dogma” impulsado por la izquierda “para justificar el aumento del poder regulador de los Estados”. Bolsonaro recientemente anunció que Brasil ya no será la sede de la conferencia climática del próximo año.

Se trata de un oscurantismo del siglo XXI que incluye también expresiones reaccionarias como la misoginia, la xenofobia y el racismo del siglo XX, en el marco de grandes migraciones de refugiados.

Por su parte, en vísperas del G20 el secretario general de la ONU António Guterres reclamó a los líderes participantes que adopten compromisos más ambiciosos para luchar contra el cambio climático: “Esta cumbre del G20 es muy importante porque antecede a la COP24”, la conferencia climática de la ONU que se realizará en diciembre en Katowice, Polonia, en donde espera “un compromiso sobre el programa de trabajo del Acuerdo de París”. “Estamos haciendo consultas en todo el mundo, incluso en preparación de la COP24. Estamos pidiendo a todos un sentido constructivo de compromiso para evitar una división, que sería dramática”, sostuvo.

“No hay forma de atender a los desafíos globales en soledad, país por país. Está claro que necesitamos respuestas globales a los desafíos globales”, afirmó.

El objetivo del Acuerdo de París es el de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para estabilizar la temperatura promedio global alrededor del 1,5° C por sobre los niveles preindustriales, y así evitar que para finales de siglo la temperatura aumente los 2° C, un punto considerado como de inflexión, ya que de superarse el cambio climático se saldría de control.

Sin embargo, tras el acuerdo varios especialistas conducidos por el expresidente del IPCC Robert Watson declararon que el Acuerdo de París era insuficiente, ya que el objetivo se vería incumplido ya en 2050. “Es necesario doblar o triplicar los esfuerzos”, había señalado en la presentación de su informe La verdad sobre el cambio climático. “Está ocurriendo ahora y mucho más rápido de lo previsto”.

Otro de los cuestionamientos hechos al Acuerdo de París es que éste no incluye sanciones para los países que no cumplan con los acuerdos, por lo que fácilmente cada una de las partes puede desprenderse de sus compromisos.

La imposibilidad de que los países imperialistas y sus lacayos regionales puedan resolver la crisis climática, debido tanto a la oposición abierta de los líderes negacionistas como al lobbismo estéril que impera en las COP, plantea la hora de la verdad para los trabajadores y pueblos oprimidos del mundo, los únicos realmente afectados e interesados por detener la barbarie ecológica a la que los condena el capitalismo.

La crisis política y económica internacional, la emergencia de tendencias facistoides en el mundo y la predisposición a franjas de masas de trabajadores, del movimiento de mujeres y de la juventud hacia las ideas de la izquierda plantean la urgencia de la construcción de nuevas organizaciones obreras y socialistas tanto en el terreno nacional como internacional, que puedan arrebatarle a los capitalistas los medios de producción con extremo poder contaminante y reorganizar la economía mundial en función de las necesidades sociales y sobre la base de un nuevo tipo de relación con la naturaleza.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar