Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

CORONAVIRUS: Reclamos en varias provincias por falta de test para Covid-19

La descentralización de los test que hasta hace poco realizaba exclusivamente el ANLIS Malbrán enfrenta la falta de reactivos en varias provincias.

28 de marzo

Según se consigna en los medios de comunicación, a partir de la información oficial, la descentralización de los test para detectar coronavirus ya estaría en proceso en nueve centros. Sin embargo, quejas provenientes de provincias como Córdoba, Río Negro y Mendoza, dan cuenta de la lentitud con la cual este proceso se está llevando a cabo.

Los nueve centros donde ya se estarían realizando los test para detectar Covid-19 se encuentran en CABA (Hospitales Garrahan y Muñiz), provincia de Buenos Aires (Hospital Posadas de El Palomar, Hospital El Cruce - Néstor Kirchner de Florencio Varela y en el Instituto Nacional de Epidemiología Jara de Mar del Plata), Córdoba (Laboratorio Central), Santa Fe (Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario), Chaco (Hospital Perrando de Resistencia); y Santa Cruz (hospital SAMIC de El Calafate).

Sin embargo, el Laboratorio Central de Córdoba, una de las entidades en esta lista, reportó que el 26 de marzo recibió 90 muestras, “de las cuales solo se procesaron 14 debido a la falta de provisión de reactivos por parte del Instituto Malbrán”, según informó la provincia en un comunicado oficial. Gabriela Barbas, Secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de la Provincia de Córdoba, declaró a los medios de comunicación que la descentralización de los análisis que en principio solo hacía el Malbrán “debería haberse realizado antes”, ya que en Córdoba existe “la capacidad y el recurso humano” para realizar los tests.

Una situación similar ocurre en Río Negro, donde el hospital Ramón Carrillo de Bariloche y el Artémides Zatti de Viedma están en condiciones de hacer los estudios de coronavirus y de tener resultados en 24 horas. Pero las muestras de casos sospechosos se envían por avión al Instituto Malbrán y los resultados pueden demorar entre 48 horas y 5 días. En el caso del hospital de Bariloche, cuenta con un laboratorio de biología molecular con la capacidad de hacer PCR en tiempo real. Este laboratorio fue equipado por la empresa estatal de investigaciones aplicadas INVAP, con una inversión de 90.000 dólares. El equipo ya cuenta con la habilitación del equipo del Malbrán aunque la posibilidad de comenzar a funcionar depende de la llegada de los insumos.

En Mendoza, 37 personas estaban el jueves a la espera de los resultados de sus test. Ayer viernes se anunció la llegada del primer envío de 100 kits con reactivos. La discusión por la lentitud de los envíos motivó un cruce entre el gobernador Rodolfo Suárez y el Ministro de Salud de la Nación, Ginés González García. A partir de este viernes, los test se realizan en el laboratorio ubicado en el Hospital Lencinas y la provincia anunció la compra de reactivos a un proveedor internacional.

La lentitud en la política de descentralización resulta poco comprensible teniendo en cuenta la existencia de los centros de la Red Nacional de Influenza y Virus Respiratorios​, creada en 1997, y que posee 35 centros equipados para la detección mediante real time RT-PCR, la técnica más segura para la detección de coronavirus. Centros que además cuentan con los niveles de bioseguridad adecuados y personal capacitado. Una gran pregunta es por qué los recursos de esta red no fueron activados semanas atrás, en previsión de la llegada de la pandemia a Argentina, cuando la epidemia de Covid-19 ya estaba instalada en países de Asia y Europa y solo era cuestión de tiempo para su desembarco en el país. La puesta en funcionamiento de estos 35 centros fue anunciada por el gobierno nacional recién para fines de la semana que viene.

La red de detección puede ampliarse más allá de los recursos aportados por la Red Nacional de Influenza. El gobierno nacional anunció la voluntad de colaborar por parte de laboratorios de biología molecular pertenecientes al INTA, a SENASA y al CONICET. Cabe señalar que una iniciativa independiente de trabajadores de esta última institución obtuvo la respuesta inmediata de más de 1500 científicos dispuestos a colaborar con la realización de test por la técnica de real time RT-PCR. Esta oferta también se podría ampliar con laboratorios existentes en el ámbito privado, muchos de los cuales se encuentran en condiciones de realizar este tipo de test.

El reciente anuncio de la compra de 500.000 reactivos por parte del gobierno nacional constituye un reconocimiento a la política de “test, test y más test” sugerida por la Organización Mundial de la Salud y seguida por gobiernos como el de Corea del Sur y Alemania. Los test masivos fueron una exigencia enarbolada por el Frente de Izquierda desde el inicio de la epidemia, ya que permiten mantener estadísticas adecuadas del avance de la enfermedad, utilizar de una manera más eficiente los recursos y hacen más efectivas las medidas de distanciamiento social. Lo contrario al planteo de una guerra contra “el enemigo invisible” solo mediante una cuarentena general (donde además una gran porción de la población debe continuar yendo a trabajar y sin las medidas mínimas de cuidado, y otra vive en condiciones de hacinamiento). Sin embargo, la negativa del gobierno a utilizar test rápidos (que serían de utilidad en una estrategia combinada con los test vía real time RT-PCR) y la descentralización tardía, lo enfrenta a un mundo donde existe una alta demanda por la provisión de reactivos.

Ya el 11 de marzo el diputado Nicolás del Caño había realizado un pedido de informes para conocer la situación epidemiólogica y si alcanzarían las pruebas para enfrentar la epidemia. En el contexto actual se imponen medidas de emergencia, ampliando la definición de caso y asegurando los testeos periódicos y condiciones de seguridad para los trabajadores de la salud (primeros en la lucha contra la epidemia) y para los trabajadores de actividades “esenciales”. Todo el sistema de salud privado, incluyendo los laboratorios con capacidad para realizar los test, deben ser declarados de utilidad pública, uniéndose a un sistema de salud unificado.

Por Santiago Benítez / Dr. en Biología - Conicet

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar