Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Avanza sin frenos el convenio flexibilizador en la industria automotriz

El Gobierno envió el borrador oficial del acuerdo por la producción para discutir con las automotrices y los sindicatos del sector. Sus ejes: aumento de productividad y disminución del ausentismo.

7 de febrero

El Gobierno terminó de redactar el borrador del acuerdo, que flexibiliza las condiciones laborales del sector automotor. El pacto será firmado por las automotrices y los sindicatos entre este mes y el próximo, según los cálculos del ejecutivo.

El bosquejo al que accedió el diario El Cronista, establece entre sus puntos aumentar la productividad, disminuir el ausentismo y subir las inversiones.

Tras el acuerdo que promovió el oficialismo en Vaca Muerta, ahora quiere ajustar las tuercas sobre los trabajadores de la industria automotriz. Hace dos semanas ya se realizó una primera reunión para avanzar en este sentido.

El acuerdo se llama “Un Millón” y fue elaborado por la Secretaría de Industria, para ser debatido entre los directivos de las terminales automotrices; los dirigentes sindicales del Smata y UOM; la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa); la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (Afac); la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra).

Mayor ganancia patronal: menor ausentismo y aumento de productividad

El sector automotriz fue de los primeros en establecer, durante las últimas dos décadas, cambios en las condiciones laborales que exprimieron aún más la jornada laboral. Con la ayuda del Smatase incorporaron el banco de horas, el trabajo en equipo, la polivalencia, suspensiones sin pagar cargas sociales, salarios atados al rendimiento, entre otros.

Si bien el sector automotor, en los últimos años, fue golpeado por la recesión de Brasil, principal destino de sus exportaciones, también es cierto que el sindicato junto al Gobierno han otorgado a las empresas los acuerdos necesarios para aumentar los ritmos de explotación y la posibilidad de deshacerse del personal a bajo costo.

El acuerdo insiste con aumentar la productividad, pero los pactos previos garantizaron a las empresas enormes incrementos, así la productividad por obrero subió un 60 % entre 1993 y 2000, y 90 % entre 2002 y 2007.

Por su parte, el Gobierno pretende aumentar la producción, pero ese incremento en los momentos expansivos del sector subió proporcionalmente más que el empleo. Entre 1992 y 1998 la producción de vehículos creció 227 %, mientras que el empleo en las empresas aumentó en un porcentaje menor de 49 %. Entre 2003-2013, otro buen período para la industria la producción de autos subió 368 % y el empleo se expandió 190 % entre puntas. El aumento de productividad laboral de las terminales se obtuvo con ajustes de la jornada laboral, el recorte de tiempos muertos y la polivalencia.

El borrador estima que los puestos de trabajo aumentarán en cuatro años 30.000. El Gobierno espera que las empresas aumenten su personal en casi el 90 % en cuatro años (el promedio de trabajadores en los últimos cuatro años de 2012 a 2015, según datos de Adefa, fue de 33.325) cuando la meta de producción (en el mismo plazo) implica un incremento del 33 %. Pareciera una ilusión oficial, si se observa el historial de las automotrices cuyos aumentos de producción en general fueron superiores al incremento de los puestos de trabajo.

Otro eje del acuerdo es reducir el ausentismo, por ser alto, según los empresarios. Un informe del Observatorio del Derecho Social demuestra que las ausencias laborales por razones imputables a los trabajadores afectaron diariamente, entre los años 2013 y 2015, al 0,66 % del total de empleados. Esto significa que se ausentó diariamente, sin causal que lo justifique, sólo uno de cada 151 trabajadores.

Uno de los principales motivos de las ausencias laborales son las enfermedades y los accidentes, que explican el 68 % de las inasistencias totales. De acuerdo a un estudio elaborado por la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, en el sector automotor la accidentabilidad medida a través del índice de incidencia, en el año 2010 era de 63,6 cada mil trabajadores. De 2010 a 2012 registró un crecimiento de 3,8 % entre puntas. En 2011 hubo un pico de accidentes 69,5 accidentes cada mil trabajadores.En 2012 del conjunto de trabajadores del sector automotriz en todo el país, el 13,2 % quedó incapacitado.

El mismo informe advierte que “si comparamos la incidencia del sector con la incidencia del total del sistema, encontramos que la industria automotriz tiene, en promedio, 1,2 veces más riesgo de padecer un accidente de trabajo que el conjunto de trabajadores cubiertos del sistema (66,4 versus 54 respectivamente)”. Las empresas se quejan del ausentismo, pero omiten los altos riesgos de “accidentarse” en la industria debido a las largas jornadas laborales.

El Gobierno sigue dando pasos para satisfacer uno de los pedidos de la burguesía, aumentar la explotación sobre los trabajadores y disminuir los costos laborales. Así ya avanzó con el decreto para modificar la ley de ART, a costa de la salud de los obreros. El reciente acuerdo de Vaca Muerta, el nuevo plan de modernización para los trabajadores estatales, que tendrán que rendir examen para mantener sus salarios, los despidos para disciplinar y los techos a las paritarias.

En tanto, el “plan de lucha” en cuotas de la CGT facilita los planes Cambiemos. Una vez más ganan los empresarios.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar